Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018

Misterios de Luz (3)

Imagen
Después de realizar su primer Signo en las Bodas de Caná, Jesús comienza su predicación sobre el Reino de Dios por medio de las parábolas.

Este es el tema de meditación que nos propone el Tercer Misterio de Luz: El anuncio delReino de Dios invitando a la conversión.
“Misterio de luz es la predicación con la cual Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios e invita a la conversión (cf. Mc 1, 15), perdonando los pecados de quien se acerca a Él con humilde fe (cf. Mc 2. 3-13; Lc 47-48), iniciando así el ministerio de misericordia que Él continuará ejerciendo hasta el fin del mundo, especialmente a través del sacramento de la Reconciliación confiado a la Iglesia” (RVM, 21).
San Juan Bautista había hecho un fuerte llamado a la conversión y al arrepentimiento de los pecados durante el tiempo en que estuvo bautizando en el Río Jordán. Pero él no era el Mesías. Era el Precursor, el que preparaba los caminos del Señor, el que estaba destinado a ser la Voz que clama en el desierto.
Algunos de…

Misterios de Luz (2)

Imagen
Mañana, con la Solemnidad de Pentecostés, terminamos el Tiempo Pascual. Sin embargo, ahora seguimos con la secuencia de los Misterios del Rosario que hemos comenzado. Hoy consideraremos el Segundo Misterio de Luz.

Toda la revelación del Misterio de Cristo tiene una unidad admirable. Ya desde el principio de la Vida pública del Señor se manifiesta la abundancia del Amor de Dios, como se pone especialmente de relieve en la Venida del Espíritu Santo, en Pentecostés.
Efectivamente, Jesús realiza el primero de sus Signos de modo sorprendente: convierte aproximadamente 600 litros de agua en el mejor de los vinos.
El 2° Misterio luminoso es la Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná. Toda la vida de Cristo es un Misterio de Luz. Él es la Luz del Mundo. Pero esta dimensión se manifiesta especialmente en su Vida pública, cuando anuncia el evangelio del Reino.
“Misterio de luz es el comienzo de los signos en Caná (cf.Jn 2, 1-12), cuando Cristo, transformando el agua en vino, abre el cor…

Misterios de Luz (1)

Imagen
Antes del año 2002 sólo había tres tipos de misterios del Rosario: los misterios gozosos, los dolorosos y los gloriosos. A partir de la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, San Juan Pablo II propuso a la Iglesia cinco nuevos misterios.

Efectivamente, se echaba de menos la contemplación de la Vida pública de Jesús en el Santo Rosario. A estos nuevos misterios el Papa los llamó “misterios de Luz”.
“En realidad, todo el misterio de Cristo es luz. Él es " la luz del mundo " (Jn 8, 12). Pero esta dimensión se manifiesta sobre todo en los años de la vida pública, cuando anuncia el evangelio del Reino” (RVM, 21).
De esta fase de la vida de Cristo, el Papa propuso contemplar los siguientes misterios: 1. su Bautismo en el Jordán; 2. su autorrevelación en las bodas de Caná; 3. su anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión; 4. su Transfiguración; 5. institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.
En os próximos “posts” iremos meditando cada un…

Misterios gozosos (5)

Imagen
Al comienzo del mes de mayo, Mes de la Virgen, contemplamos el 5° Misterio gozoso del Santo Rosario. Jesús, al cumplir los doce años, es llevado por sus padres a Jerusalén.

Había vivido su infancia en Nazaret con toda normalidad, creciendo en edad, sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres. María y José, que observaban todos los preceptos de la Ley, lo llevan al Templo. Ya lo habían presentado al nacer. Pero la Ley prescribía que, a los trece años cumplidos, los niños también debían acudir a Jerusalén en las tres grandes fiestas (Pascua, De las Semanas, de los Tabernáculos). Las familias piadosas de Israel los llevaban desde los doce años, para que así se acostumbraran a cumplir este precepto de la Ley.
Lo primero que Benedicto XVI señala en su libro sobre Jesús de Nazaret, al comentar este pasaje del Evangelio, es que el Señor cumple la Ley. No es un revolucionario, sino un judío obediente y dócil a lo que Yahvé había dispuesto para su Pueblo.
“En efecto, Jesús ha introdu…