Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2017

El amor total, absoluto, es lo que cambia los corazones

Imagen
“Señor Dios, que has hecho del amor a ti y a los hermanos la plenitud de todo lo mandado en tu santa ley, concédenos que, cumpliendo tus mandamientos, merezcamos llegar a la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo...” (Oración Colecta del XXV Domingo del Tiempo Ordinario).

Esta oración de la Iglesia nos recuerda lo esencial de nuestra fe: el primer mandamiento de la ley de Dios, el amor.
En Colombia, en su homilía de Medellín (“La vida cristiana como discipulado”), el Papa Francisco señalaba tres características para adquirir el estilo de quien desea seguir a Jesucristo: 1) ir a lo esencial, 2) renovarse e 3) involucrarse.  

La Oración colecta de la Misa e este domingo nos recuerda la primera condición de nuestra vida cristiana: lo esencial es siempre el amor. El Hijo de Dios se ha encarnado para manifestarnos el Amor del Padre y para que nosotros también lo manifestemos en nuestra vida.

La prioridad será siempre creer en Jesucristo y conocer el Amor que, a través suyo, Dios me man…

Perdonar de corazón

Imagen
Todos los días, cuando rezamos el Padrenuestro le pedimos al Señor: “perdona nuestras ofensas como también nosotros personamos a los que nos ofenden”. Esta petición la enseñó Jesús a sus discípulos y constituye un punto fundamental de nuestra vida en Cristo: perdonar.

:
Hace poco leí una biografía de San Josemaría Escrivá de Balaguer (cfr. José Miguel Cejas, Cara y Cruz, Ed. San Pablo, Madrid 2015). El autor describe el ambiente de crispación, violencia y odio que había en Madrid a partir de abril de 1931, cuando cayó la monarquía de Alfonso XIII y se instauró la Segunda República. La sociedad estaba dividida y radicalizada. San Josemaría era un sacerdote de 29 años, pero con una gran madurez. En su labor pastoral buscaba crear corrientes de unidad y no de división. Podría decirse que su lema era “rezar, disculpar, comprender, perdonar…”. Tenía sus brazos de sacerdote abiertos para todos. No rechazaba a nadie.
Este ejemplo nos puede ayudar a nosotros, en la época que nos ha tocado v…

El hombre es él mismo “en, con y por los otros”

Imagen
Las lecturas del Domingo XXIII del tiempo ordinario (Ciclo A) nos sugieren una reflexión sobre la relación que tenemos unos con otros en el camino de la salvación.

Aunque la santidad es personal (es decir: cada uno debe de responder ante Dios de los dones recibidos y esforzarse personalmente para corresponder a ellos), no es menos cierto que no podemos desentendernos de la salvación de los demás, porque todos estamos conectados unos con los otros.
La Iglesia es un Misterio de Comunión de los hombres con Dios y entre sí, por Cristo en el Espíritu Santo. La Eucaristía es el Centro y la Raíz de la vida cristiana (San José María Escrivá de Balaguer). 
El hombre es un ser que tiene entendimiento, voluntad y sentimientos. Pero también forma parte de la esencia del hombre su dimensión relacional. Somos mejores en la medida en que amamos y nos damos a los demás. El hombre crece interiormente, pero solamente si sale de sí mismo, si aprende a amar (porque ha sido creado a imagen de Dios, que …

¿Cómo sufrir las persecuciones de un modo feliz y sereno?

Imagen
Durante la semana XXI durante el año hemos meditado, en la lectura continuada de la Misa, textos de la tercera parte del Evangelio de San Mateo, que se refieren al ministerio de Jesús en Jerusalén.

Esta parte comienza con el capitulo 21. El ambiente en el que se mueve el Señor es de persecución por parte de los escribas y fariseos. Jesús desenmascara sus intenciones y su doble vida.
Desde la confesión de Pedro (Mt 16, 13-20, que leíamos el domingo pasado), el Señor anuncia a sus discípulos que tendrá que ser perseguido (ver el Evangelio de este domingo XXII durante el año: Mt 16, 21-27).
“Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día” (Mt 16, 21).
Pedro, que no comprendía aún el significado de la cruz en la vida del Maestro, trata de disuadirlo. Pero Jesús lo reprende y le hace ver que sus pensamientos no son…