Mensajes a Marga, sobre Garabandal (8)

En algunos países hoy se celebra la Solemnidad de la Santa Cruz, antigua fiesta de la Invención de la Santa Cruz que recordaba la ocasión en que Santa Elena, madre del Emperador Constantino, encontró, en Jerusalén, la Verdadera Cruz de Cristo

La Cruz en la cumbre y entraña
de todas las actividades humanas

Ayer, releía algunos mensajes de Jesús y la Virgen a Marga, y me encontré con otro más que menciona las apariciones de Garabandal (es el undécimo del Tomo Rojo: La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús). Este mensaje de Jesús, del 19 de agosto de 2003, está muy relacionado con la Cruz. Comienza haciendo una referencia explícita a la Cruz y todo su contenido invita a llevar la Cruz con garbo, sin miedo, con valentía y decisión. Es necesario que nos preparemos para la misión que Nuestra Señora, la Capitana del Ejército de Cristo, nos encomiende en la batalla por las almas, que ya ha comenzado y que próximamente se hará mucho más intensa.

Ayer, también leía la noticia de que el Presidente de Estados Unidos y el Pentágono se han reunido para aprobar los procedimientos para aplicar la Ley Marcial en el Ejército a los soldados cristianos que manifiesten o compartan públicamente su fe, lo cual es una clara injusticia y refleja los niveles de intolerancia y persecución religiosa a los que estamos llegando en el mundo. 

Mensaje del 19 de agosto de 2003

Jesús:
          ¿Cómo quitarán las imágenes de los santos?
     La Cruz no se soportará. Se retirará la cruz y los hábitos. Ni la cruz ni los hábitos. Ni el sufrimiento ni la pureza (nota de Marga: La cruz de la Capilla se venía hacia delante y se caía. Como para hacerme ver que será quitada de los lugares de culto, ya lo es de los lugares públicos. Terminará por no significar absolutamente nada para la mayoría de la gente).

Hora Santa
Jesús:
     Quiero familias que, a manera de avanzadilla, me preparen el Reino Nuevo. Con vuestro ejemplo, con vuestro arrojo y valentía.
     Mirad: No hay modelos. Os digo que no hay modelos para vivir el cristianismo en el mundo de hoy. Los santos actuales (nota de Marga: Los canonizados de este siglo), sí, pero ¿quién lee su vida? Quiero que vosotros seáis para los hombres como un libro abierto en el que se pueda leer y más bien calcar, imitar la vida de los santos actuales en el mundo de hoy. Libro para vuestros hermanos.
     Hijos, apostolado, caridad, hermandad, amor a Dios hecho vida. En este tiempo, en este siglo. Sin necesidad de mirar a otras épocas.
     Esta época, difícil donde las haya, pide santos. Y ésos tenéis que ser vosotros. ¿Quién si no?
     Vosotros, con vuestra vida, tocaréis de mi parte la conciencia de los hombres que os encontréis por el camino. Llamaréis su atención de mi parte para que recurran a Mí. Que vuestra vida sea un plantearse para ellos la propia.
     Los santos del siglo XXI, ¿seréis vosotros?... De vosotros Yo lo espero.
     Mirad, está predicho en las profecías que los santos de este siglo superarán en santidad a todos los precedentes. Rivalizarán incluso con los Apóstoles (nota de Marga: En santidad. Lo había leído y me había llamado la atención). ¿Qué pasa que no lo sois?
      La sangre de mártires es semilla de nuevos santos. ¿Qué pasa que no la hubo, al menos en esa profusión que se debía, dado el gran número de mártires? (nota de Marga: Por los mártires del 36 en España).
     Porque mirad, he aquí un martirio que viene a completar aquel para vuestro país: el vuestro. Te preguntas: «¿cómo  completar?»
     Esta es la historia de España: la persecución religiosa del 36 aún no ha acabado. Ha estado continuándose todos estos años. Lo que pasa que de una manera encubierta al principio, y ahora más abierta.
     España es odiada por el Diablo. ¿Queréis vosotros resarcirla? Mirad, os espera. Tened sentimiento patriótico, amor patriótico.
     Hija mía, ¡España es odiada tanto por el Diablo! Él espera que vosotros no os levantéis. Para eso ha empleado todos los esfuerzos. Pero no sabe que sí lo haréis. ¡Oh, sí! Yo lo he dicho: lo haréis. Y daréis a vuestra nación santos nuevos para su conversión. Será fácil en el Reino Nuevo.
     ¿Pero ahora? Mirad, los pobladores del Reino Nuevo leerán vuestra vida en los anales de los santos y se maravillarán cómo en los días de oscuridad hubo mártires tan encendidos de amor que pudieron hacer esas obras reconvertoras (nota de Marga: Que reconvirtieron la Nación) de Amor. Sí, os espero. España entera os espera.
     Unid vuestros esfuerzos, vuestra sangre a vuestros predecesores mártires del 36.
     Mirad, en el Cielo están deseando ayudaros. Interceden por vosotros. Ellos aman como nadie a vuestra Patria. Por ellos vienen a vosotros también todas estas gracias de conversión. Ellos interceden por vosotros día y noche ante el Padre. Ellos están horrorizados. Se realiza la matanza, ahora más cruel todavía que lo fue entonces. Las almas de los míos van a la hoguera.
     Entonces morían para el Cielo. Ahora lo hacen para el Infierno.
     Mártires del 36... Acordaos de ellos. Mártires del 2000... ¿Lo querréis ser?
     Yo ahora también pido vuestra sangre. Y es quizá más difícil ahora que antes. ¡Qué fácil le ha sido hacerlo al Demonio! ¡Cómo se relajaron las costumbres después de la batalla! El empleó buena táctica: costumbres relajadas, empecatados hasta el fondo.
     Necesitáis, hijos míos, otra guerra. En tiempos de bonanzas, no surgen nuevos santos. Necesitáis que os duela el Amor.
     Porque el corazón de España era generoso. Era arrojado y valiente. Era fiel y ardoroso ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado, hija, con el espíritu de vuestra Patria?
     Necesito que España se despierte de un sueño adormecedor. Necesito despertaros. ¡Despertaos! ¡Despertaos!
     ¿Cómo lo haré?
     Hijos míos, las desgracias de mi parte son también gracias «a mansalva» para vosotros. Sabedlas aceptar. Así obtendré de vosotros la conversión.
     Esta es la desgracia que Yo he resuelto enviaros: Muerte por mi Corazón.
     ¡Terrible hora para España, hijos míos, terrible hora!
     «La noche de los gritos». Sí, mis niñas lo vieron (nota de Marga: Niñas de Garabandal). A unas niñas Yo se lo mostré. ¿Y cuáles fueron los frutos de esto? Arrepentimiento, arrepentimiento y conversión. ¿Te lo puedo mostrar a ti que eres una mujer?
     Te explico en qué consiste: El miedo se apoderará de todos. Creerán ver fantasmas y sombras incluso donde no las habrá. Y por miedo, terminarán matándose entre sí (nota de Marga: Entiendo que no es que haya dos bandos enfrentados, sino que la gente no sabe contra quién lucha y está muerta de miedo, y en ese estado, se defiende matando). 
          Pero Jesús, Tú has dicho que es una guerra civil.
     Sí, empezará con ese cariz desde el Norte, pero se convertirá en tal violencia desatada como nunca la ha visto vuestra Patria en siglos.
     Se sucederán guerras en diversas partes del mundo e irán contra vosotros. Todo el mundo sufrirá. 
          Y ahí, ¿qué tenemos que hacer?
     Sufrir con todos.

Comentarios

  1. Mira tu dices que leiste esta noticia me gustaria saber donde. Yo no dudo pero al comentarla surgio la pregunta quien lo dijo? Donde se leyo? Te agradezco desde ya tu respuesta y el trabajo que realizas en este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Susana: si te refieres a la noticia sobre la Ley Marcial en el Ejército de Estados Unidos, puedes leerla, en inglés, en el siguiente enlace:
      http://www.breitbart.com/Big-Peace/2013/05/01/Breaking-Pentagon-Confirms-Will-Court-Martial-Soldiers-Who-Share-Christian-Faith

      Eliminar
  2. Es un libro muy hermoso que se llama "la verdadera devoción al Corazón de Jesús" con mensajes del Corazón de Jesús y de la Santísima Virgen María a Marga

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia

Las videntes de Garabandal