Entradas

Reflexiones para orar en silencio (4)

Imagen
Después de pasar 30 años en Nazaret, trabajando como artesano en el taller de José, el Señor deja la pequeña población de Galilea y se dirige al Jordán, como muchos otros del norte del país que deseaban escuchar la voz de Juan el Bautista.

En este cuarto día de nuestro “retiro espiritual” meditaremos cuatro temas. El primero se refiere al modo en que Cristo formó el pequeño grupo en torno a sí, que sería la semilla de la Iglesia.
1. Los primeros discípulos
San Juan, en el capítulo 1° su Evangelio, comienza por decirnos quién es Jesucristo:
El Verbo “que estaba junto a Dios”, que “era la luz verdadera” y la razón de la existencia del mundo (“y el mundo se hizo por él”). Y añade que “vino a los suyos y los suyos no le recibieron”. Es decir, “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria” (cfr. Jun 1, 1-14).
A continuación, narra el testimonio de Juan el Bautista ante los sacerdotes y levitas enviados desde Jerusalén para preguntarles quién era él:
«“Este er…

Reflexiones para orar en silencio (3)

Imagen
En el tercer día de nuestras reflexiones comenzamos a meditar directamente en la Vida del Señor: en su Vida oculta (3), en su Vida pública (4) y en su Misterio Pascual (5).

Respecto a su Vida oculta meditaremos en los siguientes cuatro puntos: 1) La Encarnación del Verbo, 2) La Pobreza de Cristo, 3) El trabajo de Jesús y 4) La obediencia del Señor.
1. La Encarnación del Verbo
En las meditaciones anteriores nos hemos referido a Jesucristo muchas veces. No podríamos dejar de hacerlo, porque Cristo es el “Camino, la Verdad y la Vida”. Él es el centro de la Creación. Es nuestro Modelo y, sobre todo, nuestro Amor. En Él tenemos todos los ideales de nuestra vida reunidos en una sola Persona.
Jesucristo es Dios y Hombre. San Josemaría al leer en unos azulejos estas palabras, en latín (“Iesus Christus, Deus et Homo”), decía: “me enamora esta inscripción”. ¿Cómo podemos conocer a Dios? Conociendo a Cristo. ¿Cómo podemos conocer al hombre? Conociendo a Cristo.
Y, ¿cómo conocemos a Cristo? Ley…

Reflexiones para orar en silencio (2)

Imagen
El segundo momento de reflexión lo dedicaremos a las realidades que están al final de nuestra peregrinación terrena. Se suelen llamar novísimos o postrimerías, y son cinco: muerte, juicio, infierno, purgatorio y cielo.

1. Muerte
Para los santos, para quien tiene una fe fuerte, la muerte es la puerta que se abre hacia la Vida. Humanamente es una realidad dolorosa, pero ese dolor, incluso, se puede amar, como hacía San Francisco de Asís que llamaba a la muerte “mi hermana”.
La muerte es el “final del tiempo de merecer y desmerecer”, decían los antiguos. En ese momento se termina la posibilidad de orientar nuestra vida hacia el bien o hacia el mal. Nuestra libertad queda fijada en Dios o en nosotros mismos.
Además, termina también el tiempo que nos ha dado Dios para “crecer” en el amor. En este sentido, San Josemaría Escrivá de Balaguer solía decir: “tengo prisa en amar”, siguiendo las palabras de san Pablo: “Caritas Christi urget nos” (2 Cor 5, 14).
El hecho de no conocer el momento …

Reflexiones para orar en silencio (1)

Imagen
Comenzamos hoy una serie de cinco “posts” en los que nos detendremos a reflexionar un poco sobre los pilares en los que se apoyan nuestra fe y nuestro amor.

Las siguientes meditaciones nos pueden ayudar, por ejemplo, para hacer unos días de retiro espiritual, ya sea un en un lugar apartado o, si no podemos, durante cinco días ordinarios (puede ser seguidos o uno cada semana) en los que dediquemos un tiempo para estar en silencio y plantearnos toda nuestra vida de cara a Dios.
En muchos países, especialmente en el hemisferio norte, comenzamos un nuevo curso y, después del tiempo de vacaciones, conviene hacer un parón en nuestra vida para preguntarnos qué nos pide el Señor y qué más podemos darle.
1. Introducción
Quizá lo primero que nos preguntamos es ¿por dónde empiezo?, o también, ¿hacia dónde me dirijo; cuál es la meta de mi vida? La respuesta es clara. Nos la ofrece San Pablo: “Mihi vivere Christus est, et mori lucrum”. “Mi vivir es Cristo y la muerte, una ganancia”.
Siempretenemo…