Entradas

Las viudas pobres, ejemplo de fe

Imagen
En este domingo, XXXII del TO, la Iglesia nos presenta, en la Liturgia de la Palabra, la historia de dos viudas pobres, que nos dan un ejemplo admirable de fe.

La primera vivió en Sarepta, una ciudad del actual Líbano, en el siglo IX antes de Cristo. Era muy pobre. Tenía un hijo. Había sufrido casi tres años de escasez, por la falta de lluvia en todo el país.
Un día, nos cuenta el Primer Libro de los Reyes, estaba recogiendo leña a las puertas de la ciudad. En eso, ve que llega un extranjero del sur: era el profeta Elías, que había sido enviado ahí por Dios.
Los orientales están llenos de hospitalidad y, cuando el profeta le pide que le dé un poco de agua para beber, ella deja su ocupación se apresura a hacerlo. Pero Elías le pide, además, algo para comer. Entonces ella le revela toda su penuria: no tiene más que un poco de harina y aceite para hacer un panecillo y pensaba dividirlo con su hijo, y luego prepararse para morir, porque no lo queda nada más.
Elías le pide que tenga fe y …

El Mandamiento del Amor

Imagen
Nuevamente la Iglesia nos propone en el Evangelio del próximo domingo (31° del TO, Ciclo B) el Mandamiento del Amor, que es la principal enseñanza de Cristo.

El Mandamiento del Amor es uno, aunque se manifiesta como doble. Cuando un escriba se acerca a Jesús y le pregunta qué mandamiento es el primero de todos (cfr. Mc 12, 28b-34), el Señor responde:
“El primero es: “Escucha Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu próximo como a ti mismo. No hay mandamiento mayor que estos”.
Es un Mandamiento. Sólo uno. No se pueden separar sus dos componentes: el amor a Dios y el amor al prójimo. Amamos a Dios amando al prójimo y amamos al prójimo amando a Dios.
Cuando estamos delante del Santísimo, en la Eucaristía, estamos amando a Dios, haciendo oración, dirigiéndole palabras de abandono, acción de gracias, alabanza, adoración...; pero, al mismo tiempo,…

Señor, ¡que vea!

Imagen
La última curación que hace Jesús, narrada por los Evangelios, es la de Bartimeo. Leeremos este pasaje de San Marcos mañana, en la Misa del 30° domingo del Tiempo Ordinario (cfr. Mc 10, 46-52).

El Señor había pasado por Jericó. Se había hospedado en casa de Zaqueo y, al salir de la ciudad iba rodeado de una gran cantidad de gente, en su camino hacia Jerusalén.
Es entonces cuando Bartimeo, hijo de Timeo, ciego que estaba pidiendo limosna a la vera del camino, recibe la noticia de que es Jesús de Nazaret quien va pasando por ahí y levanta tanto revuelo. Bartimeo, ni corto ni perezoso, grita (¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí! Incansablemente, repite una y otra vez esa exclamación de esperanza: ¡Hijo de David, ten piedad de mí!
Bartimeo llama a Jesús “Hijo de David”, es decir, Rey Mesías, misericordioso como Dios. También le llama “Jesús”.
“El nombre que todo lo contiene es aquel que el Hijo de Dios recibe en su encarnación: Jesús (…) El Nombre de Jesús contiene todo: Dios y el …

Beber el Cáliz del Señor

Imagen
San Marcos, cada domingo, nos va ayudando a seguir a Jesús en su camino hacia Jerusalén. Es su último viaje. Cada semana vamos avanzando, junto a Él, hacia su Pasión, Muerte y Resurrección

El domingo pasado tuvimos la ocasión de presenciar el encuentro del Señor con el joven rico, y la conversación posterior con sus discípulos sobre la importancia de seguir a Cristo dejando atrás todas las ataduras que nos impiden acompañarlo en su camino hacia la Cruz.
Este próximo domingo (29° del Tiempo Ordinario, Ciclo B), es decir, mañana, seremos testigos de la petición de una madre: Salomé. Jesús acababa de anunciar, por tercera vez, su Pasión, con palabras muy claras, como lo había hecho en dos ocasiones anteriores. En ninguna de las tres veces los discípulos consiguen entender algo de lo que Jesús quería decirles. Siempre reaccionan de un modo desconcertante.
Primero, Pedro toma a Jesús y trata de disuadirlo. La reacción del Señor es contundente: “apártate de mí, Satanás, porque tus pensam…

El Tesoro de la Sabiduría

Imagen
Las lecturas de la mañana (Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario) nos hablan de la Sabiduría. ¿En qué consiste? ¿Quién puede acceder a Ella? ¿Dónde hemos de buscarla? ¿Cómo conservar ese Tesoro?

1. ¿En qué consiste?
La Sabiduría es Jesucristo. Es el Hijo de Dios, conocido por el Padre. En Él está toda la Sabiduría. Él es la Palabra.
Por lo tanto, cuando hablamos de la Sabiduría, nos referimos a Dios mismo. Esta Sabiduría increada es eterna. En Ella está toda la Verdad, toda la Bondad, toda la Belleza.
Nosotros, los hombres, no podemos abarcar todo el Misterio de la Sabiduría divina. Pero Dios nos abre la posibilidad de conocerla en Cristo. Jesús nos comunica, en Él mismo, la Sabiduría de Dios. Conocer a Jesucristo es conocer a Dios en toda su Sabiduría. Nunca podremos abarcar totalmente (totaliter) la Sabiduría divina, pero sí podemos acceder a toda ella (totum), en Cristo por el Espíritu Santo.
En nosotros, la palabra “Sabiduría” también se puede escribir con mayúscula, si se trata de l…

Sub Tuum Praesidium...

Imagen
Mañana recordamos en toda la Iglesia la memoria de Nuestra Señora del Rosario. El Papa Francisco ha tenido una iniciativa estupenda para este mes de octubre (mes del Rosario). Nos ha pedido a todos que recemos diariamente el Santo Rosario y al final acudamos a la Virgen con la oración más antigua dirigida a Ella.

Recogemos el comunicado de la oficina de prensa de la Santa Sede, que incluye las oraciones “Sub tuum presidium” y al arcángel san Miguel, expresamente mencionadas por el Papa.
-------------------------------------------
El Santo Padre ha decidido invitar a todos los fieles, de todo el mundo, a rezar cada día el Santo Rosario, durante todo el mes mariano de octubre y a unirse así en comunión y penitencia, como pueblo de Dios, para pedir a la Santa Madre de Dios y a San Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre pretende separarnos de Dios y entre nosotros.
En los últimos días, antes de su partida a los Países Bálticos, el Santo Padre se reunió con el P.…

No apagar el Espíritu

Imagen
Hoy celebramos la fiesta de los Tres Arcángeles, Miguel, Gabriel y Rafael. Dios Trino, en su economía salvífica, se sirve de los ángeles y los hombres, que son creaturas espirituales creadas a su imagen y semejanza.

Crea a los ángeles y a los hombres para hacerlos partícipes de su obra de santificación. ¡Que confianza más grande tiene Dios en nosotros, que somos tan insignificantes!
A San Miguel le confía la lucha contra el mal. Con su “serviam”, serviré, el Arcángel guerrero vence a Satanás y nos protege de su influencia si acudimos a él:
“Sancte Michael Arcángele defende nos in proelio contra nequitias et insidias diáboli”. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha contra las acechanzas y maldades del diablo”.
A San Gabriel le encarga ser el que anuncia a la Virgen la Encarnación del Hijo de Dios. Se le representa con el lirio de la pureza.
A San Rafael lo escoge para que acompañe a Tobías a un matrimonio santo y cure a su padre de la ceguera contraída. Se le representa en la i…