Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

María, a la escucha de la Palabra

Imagen
El sábado pasado meditábamos en dos temas de reflexión: el Agua Viva que Jesús promete a la samaritana y la figura de San José. Ahora, en este post, también consideraremos dos misterios de nuestra fe cristiana.

En primer lugar dedicaremos un espacio a meditar en un aspecto de la Solemnidad de la Anunciación del Señor, que celebramos hoy: la escucha de la Palabra por parte de María. Después trataremos de sacar algún provecho espiritual de las Lecturas de la Misa de mañana, Cuarto Domingo de Cuaresma, en el que la Iglesia nos presenta el problema de la ceguera espiritual.
La Anunciación del Señor es el primer misterio gozoso del Santo Rosario. En él contemplamos el comienzo de nuestra redención. El ángel llega donde está María. Con este evento se da inicio a la plenitud de los tiempos. Es un kairos o tiempo de gracia.
Todo ocurre en silencio, en un clima de oración. Dios revela el misterio escondido desde todos los siglos. En el Antiguo Testamento se había anunciado en imágenes este m…

El Agua Viva

Imagen
Hay dos temas que sobre los cuales nos gustaría reflexionar en este post: 1°) el que nos sugieren las lecturas del Tercer Domingo de Cuaresma y 2°) la figura de San José, que celebraremos este año el día 20 de marzo.

En el Tercer Domingo de Cuaresma ocupa un lugar central la acción del Espíritu Santo en nuestras almas. La Iglesia, después de habernos señalado la necesidad de la lucha (Primer Domingo de Cuaresma: Jesús lucha contra las tentaciones del demonio) y de la oración en nuestro camino hacia la santidad (Segundo Domingo de Cuaresma: la Transfiguración, acontecimiento de oración), nos presenta la necesidad ineludible del Don de Dios, el Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida.  
“La petición de Jesús a la samaritana: "Dame de beber" (Jn 4, 7), que se lee en la liturgia del tercer domingo, expresa la pasión de Dios por todo hombre y quiere suscitar en nuestro corazón el deseo del don del "agua que brota para vida eterna" (Jn 4, 14): es el don del Espíritu Sant…

"Este es mi Hijo amado..., escúchenlo"

Imagen
En el domingo pasado meditábamos el comienzo de la vida pública de Cristo, que es llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el demonio.

Jesús dedica los 40 primeros días de su misión evangelizadora a la oración y al ayuno. Antes, había sido bautizado por Juan en el Jordán, y se había escuchado la voz del Padre que daba testimonio de Él: “Este es mi hijo en quien tengo mi complacencia” (Mt 3, 16-17).
Mañana, en el Evangelio del Segundo Domingo de Cuaresma, escucharemos nuevamente las mismas palabras del Padre, pero esta vez su testimonio del Hijo es al final de la vida pública, cuando faltan sólo seis meses para su pasión y muerte en Jerusalén.
Jesús había estados unos días antes con sus discípulos en Cesarea de Filipo. Ahí les había anunciado claramente que tendría que padecer, morir y resucitar al tercer día.
“Y comenzó a enseñarles que el Hijo del Hombre debía padecer mucho, ser rechazado por los ancianos, por los príncipes de los sacerdotes y por los escribas, y s…

La lucha cristiana

Imagen
Los cuarenta días del tiempo litúrgico en que nos encontramos se cuentan desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado Santo, sin incluir los seis domingos de Cuaresma (en ellos se celebra el Día del Señor y, por lo tanto, son penitenciales pero también festivos: especialmente el 4° domingo, “Laetare”, y el Domingo de Ramos).

En uno de sus mensajes de Cuaresma (año 2011) Benedicto XVI explica cómo la Iglesia nos va a preparando durante este tiempo del año para celebrar el Misterio Pascual (Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión del Señor a los Cielos). Y lo hace mediante un “itinerario cuaresmal” que podemos seguir en la liturgia, especialmente los domingos.
Al comenzar la Cuaresma, puede ser muy provechoso para nuestras almas proponernos seguir de cerca este “itinerario” que, paulatinamente —como por un plano inclinado— nos va llevando hacia la Pascua, que es la Solemnidad más importante del Año litúrgico.
En los siguientes “posts” iremos reflexionando sobre el “itinerario” que pr…