Santiago Apóstol y Garabandal

Hoy, 25 de julio, celebra la Iglesia la fiesta del apóstol Santiago el Mayor, que es uno de los tres “santos guerreros” relacionados con las apariciones de la Virgen en Garabandal.



Reproducimos, a continuación, algunos párrafos sobre la relación de Santiago con Garabandal, tomados del libro de Antonio Yagüe, “Garabandal, 50 años después”.

----------------------------------------------

Garabandal está enclavado en una vieja nación cristiana del continente europeo que, aunque en los últimos siglos no había tenido apariciones marianas de mensaje universal como Guadalupe, la Medalla Milagrosa, La Salette, Lourdes o Fátima, si tiene una larga historia de manifestaciones de la Virgen que comienzan en el siglo I en el Pilar de Zaragoza ante el propio apóstol Santiago y continúan a lo largo de los siglos, dejando una siembra de centenares de santuarios, monasterios, iglesias y ermitas dedicadas a honrarla y venerarla en toda la geografía de modo que la devoción a María está íntimamente ligada a la geografía e historia de España. Que la Virgen se apareciera en el norte de España no era histórica ni geográficamente novedoso. En aquella región, algunas de las apariciones marianas de mayor renombre son Covadonga (722), la Bien Aparecida (1605) o Ezquioga (1931).

Cuando la Península Ibérica fue invadida por los musulmanes a principios del siglo VIII, la región cántabra, en la que se enclava la pequeña aldea, junto con la asturiana de los Picos de Europa fueron los últimos refugios de los cristianos. A unos 30 kilómetros de Garabandal se encuentra el Monasterio de Santo Toribio de Liébana al que el Obispo de Astorga envió por entonces la reliquia del Lignum Crucis que es el mayor  trozo que queda de la Santa Cruz.

Hacia el año 770 vivía allí San Beato de Liébana, un monje realmente sabio (…). El santo promovió la devoción al Apóstol Santiago reviviendo la tradición de su presencia evangelizadora en las tierras de España. Pocos años después (813), aparecía milagrosamente en Galicia el sepulcro del Apóstol. Cuando dos siglos más tarde comenzó la tradición de peregrinar a Compostela, por Cantabria, a pocos kilómetros del sepulcro de San Beato pasaba el camino más antiguo hacia Santiago. Fruto de la devoción al Apóstol predicada por San Beato, Santiago es hoy el patrón de España pero más  específicamente de Santander, la capital de Cantabria.

El 25 de julio de 1962 día de su fiesta, cerca de medianoche, el Apóstol quiso manifestarse cabalgando por unos minutos por el cielo nocturno de Garabandal [ver referencia de la nota 30], para mostrar su particular implicación con el mensaje que el Cielo enviaba. La imagen de Santiago sobre un caballo blanco es la expresión de una larga historia de protección visible en las batallas que los cristianos han librado para mantener la fe en la tierra que él había evangelizado [nota 31: Además de la Batalla de Clavijo (844) se cita la milagrosa intervención de Santiago en las batallas de Hacinas (931), las Navas de Tolosa (1212), Murcia (1228), Medina Sidonia (1268) contra los musulmanes, Brunete (1937) contra el ejército de la II República], contra distintos enemigos. Su origen comienza en la batalla de Clavijo (Rioja) a 200 km de Liébana, hacia el año 844, y tiene nuevos importantes episodios en casi todos los siglos. El Apóstol es patrón del Arma de Caballería, y los ejércitos españoles entran en batalla invocando su nombre al grito de “Santiago y cierra España”. Hace 300 años Francisco de Quevedo escribía al rey Felipe IV: “Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada” [ver referencia de la nota 32].

El apóstol Santiago es el tercer guerrero que aparece relacionado con Garabandal, después de San Sebastián y San Miguel. En el Apocalipsis Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. También lucharon el dragón y sus ángeles [nota 33: Apocalipsis 12, 7] y también el profeta Daniel señala que en aquel tiempo se levantará Miguel, príncipe grande, que es el defensor de los hijos de tu pueblo; porque vendrá un tiempo tal, cual nunca se ha visto desde que comenzaron a existir las naciones hasta aquel día [nota 34: Daniel 12, 1]. Esta presencia de tantos personajes guerreros y la mención repetida a los últimos tiempos sin duda tiene que ver con el mensaje de Garabandal que parece no ser contrario al hecho de desarrollarse en un ámbito geográfico apartado y de vida ordinaria. Podríamos decir que la lucha de los cristianos en el tiempo que anuncia la Virgen será a la vez intensa, pero dentro de ambientes propios de su vida ordinaria.

-----------------------------------------------------

A propósito de "guerras y guerreros" se puede ver el último vídeo de Antonio Yagüe: "Veo un rollo volando. La guerra nuclear".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

Las videntes de Garabandal

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia