Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

El don de ciencia

Imagen
El segundo don del Espíritu Santo que trata Santo Tomás de Aquino es el don de ciencia. Lo relaciona con la virtud de la fe.

EL DON DE CIENCIA (S. Th. II-II. q. 9)
Corresponde tratar ahora el don de ciencia. Sobre él se formulan cuatro preguntas: ¿La ciencia es don?¿Versa sobre las cosas divinas?¿Es especulativa o práctica?¿Qué bienaventuranza le corresponde?
ARTÍCULO 1
¿Es la ciencia un don?
Contra esto [es decir, contra las objeciones que se oponen a la tesis del artículo]: está el hecho de que Isaías lo numera entre los siete dones (Is 11, 2-3).
Respondo: La gracia es más perfecta que la naturaleza. De ahí que no tendrá deficiencia en aquellos niveles en los que puede ser perfeccionado el hombre por su naturaleza. Mas, dado que el hombre, por medio de la razón natural, asiente intelectualmente a una verdad, puede ser perfeccionado en esa verdad de dos maneras: primera, captándola; luego, formulando sobre ella un juicio cierto. Por eso, para que el entendimiento humano asienta con perfecc…

El don de entendimiento

Imagen
Dedicaremos las próximas siete entradas del blog, a partir de hoy, Solemnidad de Pentecostés, a recordar la doctrina de Santo Tomás de Aquino sobre los dones del Espíritu Santo.

Nos parece que sus consideraciones sobre los siete dones son muy provechosas siempre, y particularmente en los momentos actuales. El Espíritu Santo se derrama, en efusión de Amor, en todas aquellas almas que desean vivamente recibirlo.
El Doctor Angélico trata de los dones al estudiar las virtudes teologales y morales, y los relaciona con ellas y con cada una de las bienaventuranzas.
Seguimos, por lo tanto el orden de Santo Tomás, que comienza con el don de entendimiento, en la cuestión 8 de la Secunda Secundae Pars de la Suma Teológica.

Don de entendimiento (q. 8)Don de ciencia (q. 9)Don de temor (q. 19)Don de sabiduría (q. 45)Don de consejo (q. 52)Don de piedad (q. 121)Don de fortaleza (q. 123) Transcribimos el Sed contra y el Respondeo de cada uno de los artículos de las cuestiones. No incluimos las objeciones …

A la derecha del Padre

Imagen
Mañana, en muchos lugares se celebra la Solemnidad de la Ascensión de Jesús a los Cielos. Después de haber pasado 40 días con sus discípulos, el Señor se despide de ellos.

Antes de su Resurrección, Jesús había dicho a los Apóstoles: “Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre” (Jn 16, 28). La Ascensión del Señor marca el momento de su retorno al Padre.
Cristo había resucitado y, en cuanto hombre, tenía la Vida Nueva en Dios. Pero durante los 40 días antes de la Ascensión, aún no había ascendido al Padre de manera definitiva. Aún no había sido glorificado, a la derecha del Padre.
Mañana leeremos los últimos versículos del Evangelio de san Marcos:
14 Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. 15 Y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. 16 El que crea y sea bautizado se salvará; el…

El Mandamiento Nuevo

Imagen
Mañana celebraremos la Liturgia correspondiente al Domingo VI de Pascua. Seguimos leyendo y meditando los discursos de despedida de Jesús, durante la Última Cena, que están contenidos en los capítulos 14 a 17 del Evangelio de San Juan.

En esta ocasión, la Iglesia pone a nuestra consideración, principalmente en la Segunda Lectura (1 Jn 4, 7-10) y en el Evangelio de la Misa (Jn 15, 9-17), la doctrina de Jesucristo sobre el Mandamiento Nuevo de la Caridad. Vale la pena leer los dos textos enteros:
1 Jn 4, 7-10 7 Queridos hermanos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. 8 Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. 9 En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Unigénito, para que vivamos por medio de él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados.
Jn 15, 9-17 9 C…

Permanecer en la Vid

Imagen
El Papa Benedicto XVI afirma, en el tomo II de su libro “Jesús de Nazareth”, que hay cuatro grandes dones de la tierra, que menciona la Sagrada Escritura, y que se han convertido en los elementos sacramentales fundamentales de la Iglesia: el agua, el pan, el aceite y el vino.

En ellos, los frutos de la creación se convierten en vehículos de la acción de Dios en la historia, en "signos" mediante los cuales Jesucristo nos muestra su especial cercanía.
Cada uno de ellos presenta características distintas entre sí. Y cada uno tiene una función diferente de signo.
El vino, en el cual ahora nos centramos, porque está en el centro de la Liturgia de la Palabra del Domingo V de Pascua, representa la fiesta y permite al hombre sentir la magnificencia de la creación. En la Sagrada Escritura, es un elemento propio de los ritos del sábado, de la pascua y de las bodas.
El vino, dice el Papa,  “nos deja vislumbrar algo de la fiesta definitiva de Dios con la humanidad, a la que tienden todas …