Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Adviento: tiempo espiritual de la esperanza

Imagen
Mañana comenzamos un nuevo Año Litúrgico. Inicia el Tiempo de Adviento, dedicado a preparar el Nacimiento del Señor, y también su Segunda Venida.

Una vez más se nos presenta la ocasión de convertirnos; de renovar nuestros deseos de amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con todas nuestras fuerzas; de avivar nuestra fe y fortalecer nuestra esperanza. Todo esto, muy unidos a Nuestra Madre, la Virgen del Adviento, de la Espera.
El Adviento es, ante todo, el tiempo espiritual de la esperanza. Y de una esperanza realista, es decir, la esperanza del que se encuentra en una situación dramática y percibe su extrema necesidad de salvación (ver más abajo homilía de Benedicto XVI).    
“"Señor, (...) ven de prisa" (v. 1). Es el grito de una persona que se siente en grave peligro, pero también es el grito de la Iglesia en medio de las múltiples asechanzas que la rodean, que amenazan su santidad, la integridad irreprensible de la que habla el apóstol san Pablo y …

El Reinado de Cristo

Imagen
Mañana celebramos en la Iglesia, una vez más, la Solemnidad de Cristo Rey. Él mismo lo dijo a Pilato: “Yo soy Rey” (Jn 18, 37). También le dijo que su Reino “no es de este mundo” (Jn 18, 36).

Todos los días, cuando rezamos el Padre Nuestro, le pedimos a Dios: “venga a nosotros tu Reino”. ¿De qué Reino se trata? ¿Ya ha llegado el Reino de Dios a nosotros, o todavía no?
Jesús también dijo a sus discípulos que el Reino de Dios está “en medio de vosotros” (Lc 17, 21). Con la Encarnación y la Redención de Jesucristo, el Reino de Dios ya está con nosotros (principalmente en la Eucaristía, que es “prenda de Vida eterna”). Sin embargo, aún falta por manifestarse en su plenitud.
En el prefacio de la Misa de Cristo Rey damos gracias a Dios Padre por haber consagrado Sacerdote eterno y Rey del Universo a su Hijo, Jesús, y por haberlo ungido con el óleo de la alegría, para que consumara el misterio de la redención humana, someta a su poder la creación entera y entregue al Padre un reino eterno…

Testimonios sobre Garabandal

Imagen
Desde el principio, en el verano de 1961, comenzaron a difundirse las apariciones de la Virgen en San Sebastián de Garabandal, Cantabria.

Las cuatro niñas videntes, Conchita, Mari Loli, Jacinta y Mari Cruz, de doce años de edad, eran sencillas y trasparentes, y enseguida, todos los habitantes del pueblo conocían hasta los detalles más menudos de sucesos tan extraordinarios.
Muy pronto, se corrió la noticia por los pueblos vecinos. Quedaron informados también los sacerdotes de la zona y el obispo de Santander (ver un resumen, de Antonio Yagüe, sobre el Proceso de aprobación de las apariciones).
Conforme pasó el tiempo, la noticia de las apariciones llegó a otros países. También la conocieron personalidades destacadas; entre ellos, los Romanos Pontífices y algunos hombres y mujeres que luego han sido beatificados o canonizados por la Iglesia.
Entre los Papas:
Pablo VI (1963-1978), quizá fue quien más conoció las apariciones (ver resumen que hace Antonio Yagüe). Conoció personalmente …

La última aparición a Conchita

Imagen
Dentro de unos días, el próximo jueves, celebraremos el 49° aniversario de la última aparición a Conchita (13 de noviembre de 1965). Desde entonces, Conchita ha tenido locuciones de la Virgen, pero Nuestra Señora no se le ha aparecido más.

Antonio Yagüe, en sus estudios sobre las apariciones de Garabandal, ha aventurado una posiblefecha para el Aviso: 13 de noviembre de 2016 (dentro de dos años). Sería cinco meses exactos antes de la fecha en que podría ser el Milagro (13 de abril de 2017). Ver los vídeos en su canal de YouTube. Se trata de  hipótesis muy bien fundamentadas sobre 1) la Sagrada Escritura, 2) las apariciones marianas (especialmente las de Nuestra Señora de Guadalupe, en 1531 y de la Virgen de Garabandal, entre 1961 y 1965) y 3) los datos de la Astronomía Sagrada, es decir, la antigua sabiduría de las estrellas, que llevó a los Magos hasta Belén para adorar al Niño.
Habrá que esperar a que se desvelen los Planes de Dios tal como Él los ha previsto. Pero, por lo pronto,…

Nuestra hermana, la muerte

Imagen
Mañana celebramos en toda la Iglesia la Conmemoración de los Fieles Difuntos. Durante el mes de noviembre haremos sufragios por todos los difuntos y, especialmente, por aquellos que han estado más cerca de nosotros.

“Si eres apóstol, la muerte será para ti una buena amiga que te facilita el camino” (San Josemaría Escrivá de Balaguer, Camino, n. 735).
“No tengas miedo a la muerte. –Acéptala, desde ahora, generosamente..., cuando Dios quiera..., como Dios quiera..., donde Dios quiera. –No lo dudes: vendrá en el tiempo, en el lugar y del modo que más convenga..., enviada por tu Padre –Dios. –¡Bienvenida sea nuestra hermana la muerte!” (Camino, n. 729).
Nos parece que meditar dos textos de Benedicto XVI sobre este importante aspecto de nuestra vida, podría ayudarnos a no tener miedo a la muerte, recibirla como una “hermana” o una “buena amiga” y llenarnos de esperanza porque es la puerta hacia la vida eterna. Destacamos en negritas algunas frases.
Encíclica Spe Salvi, n. 6
“Los sarcófag…