Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

Misterios de gloria (2)

Imagen
El Misterio Pascual de Cristo está conformado por cuatro sucesos: la Pasión del Señor, su Muerte en la Cruz, su gloriosa Resurrección y su Ascensión a los Cielos.

La Ascensión del Señor también forma parte del Misterio Pascual. No está todo preparado para que actúe el Espíritu Santo en su misión santificadora de los hombres hasta que Jesús haya ocupado su sitio como Rey del Universo a la derecha del Padre, portando en su Cuerpo glorioso las llagas que dan testimonio de su Amor Redentor.
Era necesario que Jesús dejara de estar presente en este mundo de modo “físico”, con un cuerpo mortal que se podía separa del alma (como de hecho sucedió), para que pudiera subir al Padre y, de esta manera, su Humanidad Santísima participara de la presencia de inmensidad de Dios.
En sus homilías sobre las Ascensión del Señor, el Papa Benedicto XVI ha afirmado numerosas veces que a partir de ese suceso, Jesús, con su Humanidad Santísima, está más cercano a nosotros que incluso cuando estaba “físicamente” …

Misterios de gloria (1)

En el n. 23 de su Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, San Juan Pablo II explica brevemente la estructura interna que tienen los Misterios de Gloria.

Por una parte, se pueden considerar como en un tríptico. Los dos primeros se refieren a Jesús (la Resurrección y su Ascensión a los Cielos) y los dos últimos a María (la Asunción de la Virgen y su Coronación). En el centro está el tercer misterio de gloria: la Venida del Espíritu Santo.
Por otra parte, los misterios de gloria tienen un claro sentido escatológico:
“Los misterios gloriosos alimentan en los creyentes la esperanza en la meta escatológica, hacia la cual se encaminan como miembros del Pueblo de Dios peregrino en la historia. Esto les impulsará necesariamente a dar un testimonio valiente de aquel " gozoso anuncio " que da sentido a toda su vida” (RVM, 23).
En los dos cuadros laterales del tríptico, contemplamosa Cristo y a María en la gloria. San Juan Pablo II dice que el Rosario siempre ha expresado la convi…

Misterios de dolor (5)

Imagen
María buscó a Cristo y se encontró con Él en el camino del Calvario (cfr. Cuarta estación del Via Crucis). Pero no sólo quiso consolar a su Hijo en la Vía dolorosa, sino que estuvo junto a Él a la hora de su muerte.

Eso es lo que contemplamos en el Quinto Misterio de dolor: Jesús muere en la Cruz.
“Los misterios de dolor llevan el creyente a revivir la muerte de Jesús poniéndose al pie de la cruz junto a María, para penetrar con ella en la inmensidad del amor de Dios al hombre y sentir toda su fuerza regeneradora” (San Juan Pablo II, Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, n. 22).
La mejor manera de contemplar a Cristo en la Cruz es ponernos junto a María, como San Juan y las santas mujeres.
San Juan Pablo II quiso convocar un año mariano para preparar el Gran Jubileo del Año 2000 de nuestra Redención. Ese año dedicado a contemplar el misterio de María tuvo lugar hace 30 años, del 7 de junio de 1987 (Solemnidad de Pentecostés) al 15 de agosto de 1988 (Solemnidad de la Asunción de…

Misterios de dolor (4)

Imagen
Después de haber sido flagelado y coronado de espinas, Jesús es sentenciado a muerte, “y muerte de Cruz” (Flp 2, 8). Jesús contempla por primera vez, de modo real y físico, su Cruz.

A los discípulos les había anunciado, al menos en tres ocasiones concretas, su Pasión y muerte de cruz. Él sabía claramente que tendría que morir en la Cruz para redimir a todos los hombres.
El Viernes Santo todos adoramos la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo porque representa al Crucificado y en Ella está Cristo. Y cantamos emocionados el himno Crux fidelis.
“Crux fidélis, inter omnes arbor una nóbilis, nulla talem silva profert, flore, fronde, gérmine! Dulce lignum, dulces clavos, dulce pondus sústinet! Pange lingua, gloriósi prœlium certáminis, et super crucis trophæo dic triúmphum nóbilem: quáliter Redémptor orbis immolátus vícerit. Crux fidélis, inter omnes arbor una nóbilis, nulla talem silva profert, flore, fronde, gérmine!”. “¡Oh cruz fiel, el más noble entre todos los árboles! Ningún bosque produ…