Peregrinos de la fe (Epifanía 2017)

Hemos comenzado este año celebrando la Solemnidad de la Maternidad Divina de María. En algunos países ayer se celebró la Solemnidad de la Epifanía del Señor, y en otros la celebraremos mañana.


Epifanía significa “manifestación”. Dios se nos revela, se nos manifiesta, en Jesucristo. Este hecho tuvo lugar desde el momento de su Encarnación en el seno purísimo de María. Luego, en el Nacimiento, se manifestó a los pastores, que eran judíos. Y, por fin, se manifiesta también a los gentiles, es decir, a todas las naciones, representadas por los Magos de Oriente, peregrinos de la fe.

Jesús ha venido a salvar a todos los hombres, no sólo a unos pocos. Él desea que todos los hombres se salven, pero no todos aceptan su salvación.

Por la fe, la esperanza y la caridad somos salvados. Cristo es el único Mediador entre Dios y los hombres. La Iglesia es el Sacramento universal de salvación.

Sin embargo, no todos pueden seguir el camino ordinario de salvación (la Iglesia, los Sacramentos) para participar en el misterio de Cristo y de la Iglesia (por ejemplo Abel, Noé, Daniel, Jonás, Melquisedec…).

En la Constitución Lumen Gentium, del Concilio Vaticano II, se afirma que todos los hombres están ordenados a pertenecer al Pueblo de Dios, de distintas maneras (LG 2).

Donde haya rectitud moral, la Iglesia reconoce la acción del Espíritu Santo (incluso en algunos de los que se llaman “ateos”) (LG 16, GS 22).

“Donde está el Espíritu de Dios, ahí está la Iglesia y toda la gracia” (San Ireneo). Se refiere a las personas concretas. En cambio, la Declaración Dominus Iesus (2000) señala que, en las religiones, se puede dar la preparatio evangelica, pero no siempre. Es decir, hay aspectos que pueden ser señales de gracia y otros no (ambivalencia entre el bien y el mal).

En la Solemnidad de la Epifanía del año 2013, el Papa Benedicto XVI pronunció una de sus últimas homilías. Vale la pena releer algunos de los párrafos que la componen. Nos habla de cómo los Magos, hombres de corazón inquieto, eran “peregrinos de la fe”.

----------------------------------

Fragmentos de la Homilía de Benedicto XVI en la Solemnidad de la Epifanía (6-I-2013)

[Las negritas son nuestras]

“La Iglesia llama a esta fiesta "Epifanía", la aparición del Divino. Si nos fijamos en el hecho de que, desde aquel comienzo, hombres de toda proveniencia, de todos los continentes, de todas las culturas y modos de pensar y de vivir, se han puesto y se ponen en camino hacia Cristo, podemos decir verdaderamente que esta peregrinación y este encuentro con Dios en la figura del Niño es una Epifanía de la bondad de Dios y de su amor por los hombres (cf. Tt 3, 4)”. (…).

“Los hombres que entonces partieron hacia lo desconocido eran, en cualquier caso, hombres de corazón inquieto. Hombres movidos por la búsqueda inquieta de Dios y de la salvación del mundo. Hombres que esperaban, que no se conformaban con sus rentas seguras y quizás una alta posición social. Buscaban la realidad más grande. Tal vez eran hombres doctos que tenían un gran conocimiento de los astros y probablemente disponían también de una formación filosófica. Pero no solo querían saber muchas cosas. Querían saber sobre todo lo que es esencial. Querían saber cómo se puede llegar a ser persona humana. Y por esto querían saber si Dios existía, dónde está y cómo es. Si él se preocupa de nosotros y cómo podemos encontrarlo. No querían solamente saber. Querían reconocer la verdad sobre nosotros, y sobre Dios y el mundo. Su peregrinación exterior era expresión de su estar interiormente en camino, de la peregrinación interior de sus corazones. Eran hombres que buscaban a Dios y, en definitiva, estaban en camino hacia él. Eran buscadores de Dios”. (…).

“No es el hombre el único que tiene en sí la inquietud constitutiva por Dios, sino que esa inquietud es una participación en la inquietud de Dios por nosotros. Puesto que Dios está inquieto con relación a nosotros, él nos sigue hasta el pesebre, hasta la cruz. "Buscándome te sentaste cansado, me has redimido con el suplicio de la cruz: que tanto esfuerzo no sea en vano", así reza la Iglesia en el Dies irae”. (…).

“La fe no es más que estar interiormente tocados por Dios, una condición que nos lleva por la vía de la vida. La fe nos introduce en un estado en el que la inquietud de Dios se apodera de nosotros y nos convierte en peregrinos que están interiormente en camino hacia el verdadero rey del mundo y su promesa de justicia, verdad y amor”. (…).

“La peregrinación interior de la fe hacia Dios se realiza sobre todo en la oración. San Agustín dijo una vez que la oración, en último término, no sería más que la actualización y la radicalización de nuestro deseo de Dios. En lugar de la palabra "deseo" podríamos poner también la palabra "inquietud" y decir que la oración quiere arrancarnos de nuestra falsa comodidad, del estar encerrados en las realidades materiales, visibles y transmitirnos la inquietud por Dios, haciéndonos precisamente así abiertos e inquietos unos hacia otros”. (…).

“Volvamos a los Magos de Oriente. Ellos eran también y sobre todo hombres que tenían valor, el valor y la humildad de la fe. Se necesitaba tener valentía para recibir el signo de la estrella como una orden de partir, para salir -hacia lo desconocido, lo incierto, por los caminos llenos de multitud de peligros al acecho. Podemos imaginarnos las burlas que suscitó la decisión de estos hombres: la irrisión de los realistas que no podían sino burlarse de las fantasías de estos hombres. El que partía apoyándose en promesas tan inciertas, arriesgándolo todo, solo podía aparecer como alguien ridículo. Pero, para estos hombres tocados interiormente por Dios, el camino acorde con las indicaciones divinas era más importante que la opinión de la gente. La búsqueda de la verdad era para ellos más importante que las burlas del mundo, aparentemente inteligente”. (…).

“Quien vive y anuncia la fe de la Iglesia, en muchos puntos no está de acuerdo con las opiniones dominantes precisamente también en nuestro tiempo. El agnosticismo ampliamente imperante hoy tiene sus dogmas y es extremadamente intolerante frente a todo lo que lo pone en tela de juicio y cuestiona sus criterios”. (…).

“La aprobación de las opiniones dominantes no es el criterio al que nos sometemos. El criterio es él mismo: el Señor. Si defendemos su causa, conquistaremos siempre, gracias a Dios, personas para el camino del Evangelio. Pero seremos también inevitablemente golpeados por aquellos que, con su vida, están en contraste con el Evangelio, y entonces daremos gracias por ser juzgados dignos de participar en la Pasión de Cristo”.

“Los Magos siguieron la estrella, y así llegaron hasta Jesús, a la gran luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo (cf. Jn 1, 9). Como peregrinos de la fe, los Magos mismos se han convertido en estrellas que brillan en el cielo de la historia y nos muestran el camino. Los santos son las verdaderas constelaciones de Dios, que iluminan las noches de este mundo y nos guían. San Pablo, en la carta a los Filipenses, dijo a sus fieles que deben brillar como lumbreras del mundo (cf. Flp 2, 15)”. (…).

Oramos a María que ha mostrado a los Magos el nuevo Rey del mundo (Mt 2, 11), para que ella, como Madre amorosa, muestre también a vosotros [se refiere a los cuatro Obispos recién ordenados] a Jesucristo y os ayude a ser indicadores del camino que conduce a él. Amén”.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia

Las videntes de Garabandal