Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

La humildad de los pequeños

Imagen
Después de leer y meditar los textos sagrados que nos presenta la liturgia dominical de mañana (IV Domingo del tiempo ordinario), surge en nuestro corazón la siguiente pregunta: ¿qué es lo que más deseo en esta vida?

Si nos metemos de verdad en las oraciones, salmos y lecturas que nos presenta la Iglesia mañana se llenará de alegría y agradecimiento nuestra alma, por la Verdad y la Bondad que Dios nos manifiesta en todo momento.
La Oración colecta, por ejemplo, resume admirablemente el mayor deseo que puede tener un hombre: amar con toda el alma.
“Concédenos, Señor Dios nuestro, adorarte con toda el alma y amar a todos los hombres con afecto espiritual. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos”.
A Dios le adoramos, le alabamos y le amamos con todo nuestro corazón, porque es Bueno, porque es eterna su Misericordia. Y a nuestros hermanos, los hombres, también queremos amarles, con afecto espi…

El pueblo que yacía en tinieblas vio una gran luz

Imagen
Los textos litúrgicos del Domingo III del Tiempo Ordinario nos dan pie para reflexionar sobre Cristo, Luz del mundo; un mundo que yace en las tinieblas, pero que ya está iluminado por una gran luz. Nosotros somos cooperadores de esa Luz: somos como puntos luminosos en la noche oscura del mundo, si vivimos la Vida de Cristo.

“El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció” (cfr. Primera Lectura: Is 8, 23.9, 3).
Este texto de la liturgia me trae a la memoria el título de una película de 1993: “Tierra de sombras” (Shadowlands), que trata sobre la vida de C. S. Lewis, el gran escritor inglés, autor de las “Crónicas de Narnia”, y amigo de J.R. Tolkien. La película se centra en la relación entre C. S. Lewis y su esposa Joy Davidman, recogida en su libro “Una pena en observación”.
C. S. Lewis, con gran agudeza, se adentra en la psicología del ser humano, y siempre lo hace con una visión de fe. Nuestra relación con Dios e…

El Bautismo del Señor en el Jordán

Imagen
Esta semana, hemos comenzado el Tiempo Ordinario del Año Litúrgico. En algunos países ya hemos celebrado, el lunes pasado, la Fiesta del Bautismo del Señor que, normalmente se celebra el domingo siguiente a la Solemnidad de la Epifanía. En otros países se celebrará mañana.

De cualquier manera, los textos de la Liturgia de la Palabra, en ambos casos, nos dirigen hacia la contemplación de Jesucristo el día de su Bautismo en el Jordán.  
El Señor, después de haber vivido unos 30 años en Nazaret, hacia el mes de enero del año 27, según algunos exégetas, hace el largo viaje (de unos 100 kilómetros) desde Nazaret hasta cerca de Jericó, donde  estaba bautizando Juan.
Los expertos en la Sagrada Escritura afirman que ese año era un año jubilar o sabático de los grandes, es decir, de los que se celebraban cada 49 o 50 años. Muchos galileos, como también de otros lugares de Palestina, habían acudido a recibir el bautismo de penitencia que predicaba Juan.
¿Qué decía Juan? Que era necesaria la c…

Peregrinos de la fe (Epifanía 2017)

Imagen
Hemos comenzado este año celebrando la Solemnidad de la Maternidad Divina de María. En algunos países ayer se celebró la Solemnidad de la Epifanía del Señor, y en otros la celebraremos mañana.

Epifanía significa “manifestación”. Dios se nos revela, se nos manifiesta, en Jesucristo. Este hecho tuvo lugar desde el momento de su Encarnación en el seno purísimo de María. Luego, en el Nacimiento, se manifestó a los pastores, que eran judíos. Y, por fin, se manifiesta también a los gentiles, es decir, a todas las naciones, representadas por los Magos de Oriente, peregrinos de la fe.
Jesús ha venido a salvar a todos los hombres, no sólo a unos pocos. Él desea que todos los hombres se salven, pero no todos aceptan su salvación.
Por la fe, la esperanza y la caridad somos salvados. Cristo es el único Mediador entre Dios y los hombres. La Iglesia es el Sacramento universal de salvación.
Sin embargo, no todos pueden seguir el camino ordinariode salvación (la Iglesia, los Sacramentos) para par…