Entradas

Mostrando entradas de 2017

"La fuerza del silencio" (10)

Imagen
Terminamos hoy los post dedicados a difundir y comentar los textos sobre el silencio en el último libro del Cardenal Robert Sarah.

Y llegamos a la conclusión de que el silencio nos ayuda a atisbar, aunque sea sólo un poco, el gran misterio de Dios, que es un Dios cercano pero, al mismo tiempo, “habita en una luz inaccesible”. Es el Dios escondido, el “Totalmente Otro”.
“¡Qué aventura tan extraordinaria —escribe el Cardenal Sarah— la de querer reflexionar sobre el silencio del Cielo” (FS, p. 109). Podríamos extenderlo más: la de querer reflexionar sobre el silencio; como él lo ha intentado hacer en las casi 300 páginas de su libro en la edición castellana.
El último capítulo del libro (el 5°) se titula: “Como un grito en el desierto”, y relata el encuentro del Cardenal Sarah con don Dysmas de Lassus, Padre General de la Orden de los Cartujos, en la Grande Chartreuse.
El monasterio de la Grande Chartreuse (Gran Cartuja) es el primero y la casa-madre de la Orden de los Cartujos. Está …

"La fuerza del silencio" (9)

Imagen
Nuestra meta es la eternidad. Vivimos en este mundo con los pies en la tierra, pero la cabeza en el Cielo. Ya ahora podemos experimentar la vida eterna en nosotros, mediante la gracia de Cristo, que nos ha conseguido con su muerte y resurrección.

Por eso, es necesario dedicar una reflexión al “silencio de la eternidad”, que deberá ser un importante referente en nuestra peregrinación terrena.
-------------------------------------
El silencio en el Cielo
“En el Cielo no existe la palabra. Allá arriba los bienaventurados se comunican sin palabras. Reina un inmenso silencio de contemplación, de comunión y de amor” (FS, p. 107).
“En la patria divina todas las almas están unidas a Dios. Se alimentan de esa visión. Las almas se hallan enteramente poseídas por su amor a Dios en un éxtasis absoluto. Existe un inmenso silencio, porque para estar unidas a Dios las almas no tienen necesidad de palabras. La angustia, las pasiones, los temores, el dolor, las envidias, los odios y las inclinaciones desa…

"La fuerza del silencio" (8)

Imagen
Una de las enfermedades de la sociedad moderna es el “activismo”. No es fácil encontrar, en nuestro mundo, espacio para la interioridad.

El Cardenal Sarah nos muestra claramente este peligro y nos ayuda a evitarlo explicándonos cómo podemos guardar el silencio, indispensable para alimentar nuestra fe y nuestro amor.
--------------------------------------------
Imagen del Diossilencioso
“La pregunta fundamental es la siguiente: ¿cómo puede el hombre ser realmente imagen de Dios? El hombre tiene que entrar en el silencio. Envolviéndose en el silencio igual que Dios, que habita en un gran silencio, el hombre se acerca al Cielo; o, más bien, deja que Dios se manifieste en él (…). La voz de Dios es silenciosa. De hecho, el hombre tiene que tender también a convertirse en silencio” (FS, p. 24).
No hay paz sin Dios
San Agustín, en las Confesiones, dice: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”. “Sin Dios el hombre está desgarrado, angustiado, int…

"La fuerza del silencio" (7)

Imagen
El verdadero silencio no es tanto el “exterior”. Es más importante el “silencio interior”.

Dice el Padre General de la Orden de los Cartujos, dom Dysmas de Lassus, que ellos no buscan el silencio por el silencio, sino por el espacio que proporciona. El silencio les permite percibir y escuchar mejor: abre su espacio interior (cfr. FS, p. 231).
Comenta que los cartujos desean fervientemente alcanzar el silencio, pero también en ellos existe el ruido. “Resulta paradójico que el silencio exterior y la soledad, cuyo objetivo es facilitar el silencio interior, empiecen por sacar a la luz todo el ruido que hay en nosotros” (FS, p. 231).
Es como si lleváramos un radio con nosotros, que no se oye en el bullicio de las calles de la ciudad, pero cuando entramos en una iglesia, tenemos que apagar el radio. “Por desgracia no hay un botón que baje el parloteo de nuestra imaginación… La primera fase consiste en ser consciente de ello, por poco que nos guste” (FS, p. 231), dice don Dysmas.
La sob…

"La fuerza del silencio" (6)

Imagen
Ya vimos, en un post anterior, que —como dice el Cardenal Sarah en “La fuerza del silencio”— la enfermedad, el dolor y la muerte nos introducen en el misterioso silencio de Dios.

También lo hace la pobreza verdadera, que nos es un mal que haya que desterrar del mundo. Debemos luchar contra la miseria que rebaja la dignidad del hombre, pero la pobreza, llevada con alegría y por amor, dignifica al hombre.
-------------------------------------
La pobreza
“La pobreza más terrible e inhumana es la falta de Dios” (FS, p. 191).
Esa es la verdadera miseria humana: no tener a Dios con nosotros, pues hemos sido creados por Él y para Él.
Pero la verdadera pobreza (que está muy lejos de la “miseria”), no es mala: también, como la enfermedad y la muerte, nos introduce en el misterio de Dios.
“La pobreza se corresponde con la idea que Dios tiene del hombre. Dios es pobre y ama a los hombres pobres. Dios es pobre porque es Amor, y el Amor es pobre. El que ama solo puede ser feliz si depende totalmente d…

"La fuerza del silencio" (5)

Imagen
El silencio no es aislamiento de los demás. Al contrario: nos une a nuestros hermanos, porque antes nos ha unido más estrechamente a Dios.

«Recogerse no es alejarse, aislarse. Es abrazar. Es re-coger en Dios a los otros y a las cosas que tenemos a nuestro alrededor» (Cita de San Josemaría Escrivá, recogida por el cardenal Julián Herranz, Atajos del silencio).
--------------------------------
Sin Dios somos demasiado pobres
En 1969, Angelo Comastri, hoy cardenal arcipreste de la Basílica de San Pedro en Roma, era un joven sacerdote que quería ver a toda cosa a la Madre Teresa. Tanto insistió que logró su propósito. Le pidió a la santa que rezara por él. La Madre Teresa le preguntó cuánto tiempo dedicaba al día a la oración. La Misa, el breviario, el rosario. Santa Teresa de Calcuta le dijo: “Mo basta con eso, hijo mío. No basta con eso, porque el amor no puede reducirse al mínimo indispensable: ¡el amor exige el máximo! Luego el sacerdote reveló el propósito principal de su entrevista…

"La fuerza del silencio" (4)

Imagen
Continuamos reproduciendo algunos textos el libro “La fuerza del silencio”, del Cardenal Robert Sarah.

En esta ocasión recogemos algunas frases suyas que nos ayudan a comprender cómo el dolor, la enfermedad y la muerte son acontecimientos valiosísimos en la vida de cualquier hombre, porque nos facilitan descubrir el silencio de Dios.
---------------------------------
Silencio frente al dolor y la muerte “La llave del tesoro no es el tesoro. Pero, si entregamos la llave, entregamos el tesoro. La Cruz es una llave especialmente valiosa, aun cuando parezca una locura, un motivo de burla, un escándalo: repugna a nuestra mentalidad y a nuestra búsqueda de soluciones fáciles. Nos gustaría ser felices y vivir en un mundo de paz sin pagar ningún precio a cambio. La Cruz es un misterio asombroso. Es un signo de amor infinito de Cristo por nosotros” (FS, p. 182). Y, a continuación, cita un texto de san León Magno: “Al ser levantado, amadísimos, Cristo en la Cruz, no os limitéis a ver en Él lo…

"La fuerza del silencio" (3)

Imagen
En su libro, “La fuerza del silencio”, el Cardenal Sarah, como buen “maestro espiritual” (cfr. post anterior: epílogo del Papa Benedicto XVI a la edición italiana del libro), nos enseña a hacer oración. Para entrar en comunicación con Dios es imprescindible el silencio interior. Las negritas son nuestras.

--------------------------------------
Horas de adoración silenciosa
“Por lo que respecta a mí, sé que los momentos más importantes de mi jornada son esas horas inigualables que paso arrodillado en la oscuridad ante el Santísimo Sacramento del Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Es como si estuviera sumergido en Dios y rodeado por todas partes de su presencia. Querría pertenecerle sólo a Él y hundirme en la pureza de su Amor. Y, sin embargo, me doy cuenta de lo pobre que soy, de lo lejos que estoy de amar al Señor como Él me ha amado hasta entregarse por mí” (FS, p. 52).
En el prefacio de la edición italiana de “La fuerza del silencio”, Benedicto XVI dice que, al mostrar…

"La fuerza del silencio" (2)

Imagen
En este post reproducimos el texto del epílogo que escribió el Papa Benedicto XVI para la edición italiana de “La fuerza del silencio”, del Cardenal Robert Sarah. Las negritas son nuestras.

------------------------------------
Epílogo de Benedicto XVI al libro del Cardenal Sarah “La fuerza del silencio” (edición italiana)
“Desde que leí las cartas de San Ignacio de Antioquía por primera vez, hacia 1950, hay un pasaje que me impresionó especialmente: “Es mejor guardar silencio y [ser cristiano], que hablar y no serlo. Enseñar es una obra excelente, supuesto que quien habla practique lo que enseña. Hay un Maestro que habló y obró lo que dijo. Y aun lo que obró en silencio es digno del Padre. Quien en verdad ha hecho suyas las palabras de Jesús puede, también, oír su silencio, y llegar a ser perfecto, y obrar mediante sus palabras y ser conocido mediante su silencio” (15, 1f). ¿Qué significa oír el silencio de Jesús y conocerlo a través de su silencio? Sabemos por los Evangelios que a m…

"La fuerza del silencio" (1)

Imagen
Ha terminado el Tiempo Pascual y hemos celebrado las Solemnidades de la Santísima Trinidad y del Corpus Christi, que son como dos grandes joyas de la Corona del Año Litúrgico. Ahora nos adentramos de nuevo en el Tiempo Ordinario.

Benedicto XVI decía que “la crisis de la Iglesia es una crisis de la liturgia”.
Recientemente, en el epílogo a la edición italiana del libro del Cardenal Robert Sarah, “La fuerza del silencio”, el Papa emérito apuntaba que “con el cardenal Sarah, maestro del silencio y de la plegaria interior, la liturgia está en buenas manos”.
La liturgia se ejercita particularmente en los Sacramentos pero, de alguna manera, abarca todo el cosmos, porque a través de la liturgia damos culto a Dios, y nuestro culto al Dios Uno y Trino no se limita a la participación en los Sacramentos de la Iglesia, sino que abraza toda nuestra vida. Como decía san Josemaría Escrivá de Balaguer, los bautizados “somos sacerdotes de nuestra propia existencia” porque tenemos el sacerdocio com…

Santidad y cercanía de Dios Uno y Trino

Imagen
Mañana celebraremos en la Iglesia la Solemnidad de la Santísima Trinidad, y el próximo jueves, la Solemnidad del Corpus Christi.

Son dos grandes misterios de nuestra fe en los que vale la pena meditar durante estos próximos días. El Espíritu Santo, Altísimo Don de Dios, nos ayudará asacar mucho provecho de nuestra reflexión orante.
En la Primera Lectura del próximo domingo, leeremos, en el Libro del Éxodo, el restablecimiento de la alianza de Dios con su Pueblo Israel.
Yahvé mismo había dado las dos tablas de la Ley a Moisés, en la cima del Monte Sinaí. Eran dos tablas de piedra, escritas por los dos lados por el dedo de Dios. Contenían los mandamientos del Decálogo, es decir, los principales preceptos de la Ley Natural, que Dios quiso dejar escritos para que su Pueblo los siguiera uno por uno, y así alcanzara la felicidad verdadera.
Pero los hebreos eran un pueblo de dura cerviz y, como Moisés tardara mucho en bajar del monte, decidieron construir un becerro de oro. Al bajar Moi…

"Señor y Dador de Vida"

Imagen
La riqueza que tiene la devoción al Espíritu Santo en la tradición de la Iglesia es enorme. Los cristianos, a lo largo de los siglos, han desplegado tal manifestación de amor al Espíritu de la Verdad, que es imposible terminar de agradecer el Don de Dios sobre nosotros.

El Espíritu Santo es Señor y Dador de Vida, Altísimo Don de Dios, Caridad Increada… Las oraciones multiseculares que se han rezado en la Iglesia, por ejemplo el Veni Creator Spiritus o la Secuencia de la Solemnidad de Pentecostés (Veni Sancte Spiritus) son joyas que la liturgia de la Iglesia nos ofrece para nuestra meditación y gozo espiritual.
En este post nos gustaría fijarnos en tres puntos para nuestra reflexión personal.
1. El Don de Sabiduría en nuestras almas
De entre los siete dones del Espíritu Santo, sobresale el Don de Sabiduría. Es el don por el que juzgamos acertadamente de las cosas pertenecientes a nuestro fin último y salvación.
El Espíritu Santo, fundamentalmente, lo que hace es llevarnos a Jesucristo.…