Permanecer con el sucesor de Pedro (12)

Por fin, llegamos a la cuarta y última parte de este largo e importante mensaje de Jesús a Marga (dado en un día de retiro, el día 30 de septiembre de 2015). Se pueden ver las dos primeras partes en los dos “posts” anteriores.


Ver el Sitio Oficial y el Canal de YouTube de “La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús” (VDCJ).

En cursivas van las intervenciones de Marga. Las negritas son nuestras, y también los comentarios entre paréntesis cuadrados [].

----------------------------------

Mensaje de Jesús del 30 de septiembre del 2015 (parte)

(Retiro)

(…)

El aviso de todo eso que os va a pasar no es crueldad, sino caridad. No es para asustaros, sino para que estéis prevenidos y para tranquilizaros. No tenéis que temer ni aunque las escuchéis.

Es más, precisamente por escucharlas, vivir tan tranquilos y confiados en que, por los pasos que vais, son los correctos y ciertos en los pasos que tendréis que tomar cuando todo esto venga a pasar.

Por qué hay tantos instrumentos (Nota de Marga: “Como tú”) y cómo reconocer que un instrumento es verdadero [las negritas, en este caso, son originales].

Hay tantos instrumentos porque son necesarios en una época de confusión, cuando se han pervertido los guías de las gentes, los marcados por Dios para ser guías —sí, por ejemplo con el sacerdocio—, y es necesario suscitar a otros, pues las ovejas se pierden a falta de guías, y caen en el abismo.

Sera un momento en el que se tendrá poca comunicación los unos con los otros, y será solo que os llegara por media del Espíritu Santo el Camino a seguir. No habrá una cabeza clara en la Iglesia, y los vicarios de la cabeza tampoco transmitirán bien la buena doctrina y lo que hay que hacer.

A todo lo bueno se le pondrá cortapisa por parte de la autoridad, y será necesario desobedecer a «la supuesta autoridad» para seguir por el buen Camino.

Luego en la Iglesia habrá división y no estaréis conectados entre vosotros en una unidad común que parte de la jerarquía, mandando lo que tenéis que hacer. La jerarquía será corrupta, como su Cabeza (Nota de Marga: “El Papa falso”), y será necesario no obedecerle. Cuando llegue el Antipapa.

«Estos escritos propugnan la desobediencia al Papa» (Nota de Marga: “Me dirán”).

No, propugnan la obediencia al Papa, al que es el Papa. Pero la desobediencia al Antipapa, el secuaz de satanás. Porque es a Cristo al que tenéis que obedecer, y al Anticristo al que tenéis que desobedecer.

¿Cómo obedecer al que se supone que tenéis que desobedecer, porque no es el oficial, y desobedecer al que se supone que tenéis que obedecer, que es el oficial?

Esto solo lo podéis hacer si tenéis una guía directa del Espíritu Santo, y si tenéis una guía directa todos a una, para saber hacia dónde tenéis que ir todos a lo mismo.

¿Pero cómo hacerlo a la vez si estáis desconectados entre vosotros, si estos reductos que me quedan de mis fieles, sufren la desconexión entre ellos porque se ha propiciado así desde mis filas, en los superiores?

Pues solo podréis ir por el Camino correcto si tenéis asistencia directa del Espíritu Santo. Y esto lo tendréis porque os he propiciado guías buenos que os guiaran por el buen Camino. Esos guías han de estar conectados a la Fuente. Y vosotros confiad y esperad.

Se os prohibirá peregrinar a sitios, y os tenéis que saltar esa prohibición para recibir las fuerzas.

Se os prohibirá leer determinados libros, y os tendréis que saltar esa prohibición para recibir el alimento.

Se os prohibirá ir a un tal o cual Retiro, y os tenéis que saltar esa prohibición para poder escuchar del Espíritu Santo, directamente, lo que tenéis que hacer y a donde tenéis que ir.

Pero esto os será fácil, queridos. ¡Vosotros veréis tan claramente que las aguas de donde se os pide beber están emponzoñadas, que no os será nada difícil ser desobedientes a esa voz!

«Propugna la desobediencia». No; propugno la desobediencia, pero a satanás. Es a Dios a Quien tenéis que obedecer. A Dios, a las cosas de Dios, ya los Caminos de Dios. A satanás, a las cosas de satanás, ya los caminos de satanás, no obedeced: ¡Desobedeced!
Os será muy fácil distinguirlo. Lo veréis claramente, y máxime si seguís fructificando en aquellos Carismas que mi Bondad ha determinado daros.

Sed muy fieles y fructificad mucho en los Carismas extraordinarios. Es la salvación de mi Iglesia, en donde «lo oficial» va a ser contrario a la Ley de Dios. Lo «extraoficial» va a ser vuestra salvación.

Por eso, mis guías: no tengáis miedo.

Cada vez más Yo me iré manifestando a vosotros, y aquellos que están dubitativos, como tú, tendréis la seguridad de que todo lo que Yo te hablo, viene de Mi. Y tendréis mayor seguridad para estar conduciendo a las gentes, aunque sea en contra de «la autoridad competente». Lo veréis claro. Tendréis grandes frutos y, sobre todo, la Paz.

Ora por mis sacerdotes. Ora para que no sucumban. Ora para que este Libro llegue a cuantos más puedan, mejor.

— No les va a gustar este tema de la desobediencia.

Precisamente es un tema que les va a gustar, porque es un tema en el que estarán dubitativos, y esto les hará elegir bien.

Ora. Reza por ellos. Orad mucho por los sacerdotes. Llegará un tiempo que se convertirán en secuaces de la Bestia, si no están atentos.

Un sacerdote podrá preservarse de esto si quiere. Pero no le será fácil. Necesitará mucha ayuda. Y sobre todo, de vuestras oraciones, porque para un sacerdote la persecución va a ser brutal. Porque un sacerdote está más en el punto de mira al ser guías de más gente, y sobre él se ceba el Maligno porque, confundiéndole a él, pueden confundir a un mayor número de gentes.

Hay muchos sacerdotes considerados ahora mismo como Carismáticos que se desviaran. Porque conducen a un mayor número de gentes. Porque tienen en sí el ministerio del sacerdocio y el Carisma de Profecía, que prolifera en estos Tiempos, y otros Carismas del Espíritu (Nota de Marga: “Tienen mayor persecución y mayor ataque del enemigo”).

¡Valientes hijos, que los han aceptado! Pero tengo que decirles que vigilen, que oren, que estén atentos y vigilen mucho. Sobre todo, que sometan su espíritu al Espíritu, que se sometan a Dios, que no se crean tan llenos del Espíritu que no necesitan a Dios.

Así como tú peligras por ser depositaria del Don de Profecía, peligran ellos mismos doblemente por tener el Don del Sacerdocio y el Don de Profecía.

¿Qué hacer? Vigilad, ayunad y orad.

No dejéis que el espíritu de soberbia entre en vosotros.

Valorad todo siempre al final del día, y no poneos a vosotros mismos como protagonistas de los prodigios de Dios. Dios es el que hace sus prodigios, a través de vosotros. No engreíros.

Dejad que el maligno hable por otros lados. No poneos al habla con él. No quered tratos de ningún tipo con él. Aunque en principio os parezcan tratos para salvar almas. Él es mentiroso. No puede proponeros salvar almas el que tiene como fin perderlas.

— Parece fácil verlo.

Conmigo, hija mía, viviréis las mayores aventuras. Es ameno lo que os propongo, es divertido, es optimista, aun en media de las mayores calamidades.

No temas nada, no temas. Lánzate a esta vida. Todo lo que veas que sucede por tu media, tú siéntete, simplemente, como una vía, un instrumento. Como si para andar, el Espíritu necesitara de una carretera. O como si, para hacerse oír su Voz, necesitara de un transistor. Eres un soporte (Nota de Marga: “Aquí pensé: ¿Cómo un soporte técnico?”) «Un soporte técnico», si, como ahora se dice.

Sin esos «soportes técnicos», que difícil que llegue la comunicación hacía vosotros, ¿no? Pues así vosotros. Así tú y contigo. Que la gente te vea como un simple «soporte técnico», pues lo eres.

Comunícales al mundo cómo es tu vida Conmigo. Y cómo Yo no te dejo ni un minuto y acudo a todas tus llamadas. Como Yo no me puedo resistir a la voz de mis niños pequeños. Y cómo Yo te voy dando las instrucciones, paso por paso, de lo que hay que hacer.

Así no os sentiréis solos, así sabréis por dónde hay que ir.

Por eso te digo, amada: confiad en Mí en aquellos días. Ejercitaos desde ahora en la confianza con las pequeñas cosas que os suceden, e incluso con las grandes.

No sabéis bien de lo que seréis capaces. Confiáis también poco en vuestra valía. Debéis tener más confianza en Mí.

A ti te va a encantar esta labor en la que Yo te voy a meter. Va conforme a tus posibilidades. Te va a gustar, amada, te va a gustar.

Conquista los corazones con mi Alegría, con mi Delicadeza, con mi Exquisito Amor y mi Bien hacer las cosas. Conquistaras los corazones para el Reino de Dios.

Ponte siempre «el mundo por montera», como soléis decir vosotros. Y que si alguien no le gusta, sal de ahí y sacúdete el polvo de tus sandalias (Cfr. Mt 10,14; Hch 13,51). Siempre habrá corazones, y corazones, y corazones, y corazones dispuestos a «enamorarse» de ti y tus Mensajes, porque lo estarán de Mí.

Hazme caso: que no te importen los desprecios. Los «aprecios» que has de tener, te compensaran con creces todos esos desprecios. Ni te acordaras de ellos, los olvidarás.




Comentarios

  1. QUE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, SU DIVINA MADRE Y LA SANTA IGLESIA CATÓLICA, ESTÉN CON VOS.-

    ResponderEliminar
  2. Esto de la asistencia directa del Espíritu Santo huele a protestantismo puro, ellos de siglos que se bastan con la comunicación directa con Dios y es asi como les ha ido, crecen pero dividiendose cada vez mas y todos con una versión distinta de lo que les dice el "Espiritu". La jerarquia la quizo Jesús para estar unidos y su asistencia a los apóstoles se las prometió hasta el fin de los dias y a la Iglesia que el mal no la vencería. Cuando empiece a creer solo en "mi mismo" desde ese minuto es cuando todo estaría perdido.
    Que Dios nos proteja.

    ResponderEliminar
  3. Los sacerdotes q conozco con carísimas del cielo y don de profecia, difieren con las afirmaciones de esta falsa profeta.

    ResponderEliminar
  4. Los sacerdotes q conozco con carísimas del cielo y don de profecia, difieren con las afirmaciones de esta falsa profeta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

Las videntes de Garabandal

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia