Permanecer con el sucesor de Pedro (10)

En este “post” continuamos con la segunda parte de la transcripción (ver “post” anterior) del mensaje que recibió Marga, de Jesús, en un Retiro espiritual, el día 30 de septiembre de 2015.


Ver el Sitio Oficial y el Canal de YouTube de “La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús” (VDCJ).

En cursivas van las intervenciones de Marga. Las negritas son nuestras, y también los comentarios entre paréntesis cuadrados [].

----------------------------------

Mensaje de Jesús del 30 de septiembre del 2015 (parte)

(Retiro)

(…)

En un principio va a venir el Cisma y no parecer que viene. De hecho, ya lo tenéis, ya lo tenéis encima.

Ya hay sacerdotes abiertamente en contra del Magisterio de la Iglesia Católica; ya hay declaraciones conjuntas de muchos de ellos; ya se unen para oponerse a la Iglesia de Cristo, y crear otra Iglesia a su medida. Y no se lo quiere dar mucho bombo a esto, pues es muy grave. Y se espera que recapaciten, pero no lo harán.

Se espera que, cuando lo hagan más abiertamente con más fuerza y mayor número de ellos, que el Papa responda excomulgándolos, pero no lo hará, porque es consciente de que eso es el Cisma anunciado. Piensa que, de esa manera, ellos recapacitaran. Y así da más tiempo a que sobre ellos venga el Aviso, y puedan ver. Pide el Aviso como una Misericordia de Dios, confía en él, en que vendrá, reconduciendo a toda la Iglesia a su redil. Por eso espera la actuación de Dios, y no hará nada que cierre el paso definitivamente a esos fieles a la Iglesia. Está en lo adecuado.

— ¿Sí?

Sí, pero sus hermanos, los «católicos de toda la vida», los fieles, exigirán una excomunión de estos sus hermanos. Realmente, ellos mismos ya se han excomulgado, ya se han salido de la Iglesia al proclamar eso. Queda claro que no pertenecen a la Iglesia Católica.

¿Qué es «eso»?

Que Jesús no está en la Eucaristía. Que los divorciados y vueltos a casar, pueden comulgar, así como también todos los de vida licenciosa, pues «lo que celebramos no es comulgar el Cuerpo y la Sangre de Jesús, sino una reunión fraterna de caridad». Eso ya lo están haciendo. Ya se hace en muchas iglesias. Pero luego será oficial.

— El Papa debía poner orden.

No. Debe dejar que lo ponga Yo. Pero no querrán esperar, sabedores de que, si esperan, Dios podría solucionarlo, dando ese toque a las conciencias que les haría recapacitar.

Lo que quieren es romper la Iglesia, que la Iglesia se rompa ya, y sin remedio. Pretenden que sea una escisión que acabe con ella. Así introducen al Antipapa, que de otra forma no introducirían.

Dejando actuar al Espíritu Santo, el Espíritu Santo siempre reconduce a la Iglesia. No dejaran actuar al Espíritu Santo. Querrán impedir la conversión de estos Cismáticos porque, durante el Aviso, ellos se espantaran, y se encontraran que, estando excomulgados, no pueden recurrir a su Madre la Iglesia (Nota de Marga: “Se verán así, y se creerán que no podrán recurrir, pero siempre se puede recurrir a la Iglesia, que es Madre”), y se desesperaran.

El Antipapa los excomulga, y alejados como lo estarán, de Dios, se sentirán incapaces de volver.

Para realizar esta excomunión, se ha tenido que retirar primero el Santísimo de los Templos. Dando la orden de primero no reservar, y de luego, no consagrar. Temporalmente. Se dice que esto es temporal, hasta que vuelva luego la «normalidad» a la Iglesia.

¿Cómo se puede decir que no es normal defender el Cuerpo de Cristo? ¿Cómo pueden ellos defender el Cuerpo de Cristo si en sus almas, al comulgar, comen y beben su propia condenación? (cfr. I Co 11,29).

— Señor, esto es demasiado complicado...

No lo es. Escucha: Lo que quieren es retirar el Santísimo de los Templos primero, y después de vuestros cuerpos y vuestras almas. Lo que quieren es también retirar el «katejon» (cfr. 2 Ts 2,6), el obstáculo que retiene la venida del Anticristo, y eso es el Papado. Con esto logran las dos cosas, retirar las dos cosas. Y de una manera sencilla.

Retirando al Santísimo de los Templos, retiran la protección que desde el Cielo viene sobre vuestros pueblos, sobre vuestras ciudades. Retiran la protección del Cielo sobre vosotros. Te digo que esto ya tiene lugar en muchos sitios de vuestras iglesias. Esto ya está sucediendo. Ya se está retirando el Santísimo, de una u otra forma.

También, la poca asistencia de los fieles hace que ya no sea necesaria su presencia en muchos pueblos, en muchas Órdenes, en muchos sitios antes frecuentados por feligreses, hoy vacíos y desérticos. El Santísimo va siendo retirado de vuestros lugares.

En aquella ciudad, aquel pueblo, aquella provincia o aquella región en la que sea retirado el Santísimo, queda mucho más a la intemperie y merced que venga satanás sobre ella y pueda hacer estragos.

Retirando al auténtico Papado del medio, damos paso al pretendido reino que quiere hacerse satanás desde la misma Iglesia de Cristo.

Para que Cristo Reine primero tiene que haber un reino del demonio, y Cristo venir a reinar por encima de él, destrozando y anulando todas las obras de muerte que se cernían sobre vosotros.

Y el demonio no reina ni viene a reinar donde esta Cristo. Primero se ha tenido que retirar a Cristo.

En aquel pueblo, ciudad o región, país donde se de culto a Cristo Eucaristía, el demonio no podrá reinar.

No solo donde esté [las negritas son originales] la Eucaristía, sino donde se le de culto, porque para que no este, primero se ha tenido que dejar de dar culto. No desaparece el Santísimo de donde hay culto hasta que venga el decreto de Abolición. Entonces sí. Entonces sí os será retirado. Pero continuará en los que me aman, y en los que sean valientes, arriesgando, cuando se llegue a la cima, al cenit, hasta su propia vida.

En las vidas de las gentes que han dejado de ser eucarísticas, ¡qué fácilmente se cuela satanás!

Primero se deja de estar en Gracia, luego de comulgar, luego de venir a Misa y luego de venir a la iglesia. Así, satanás puede hacer lo que quiera con esa persona. Puede hacer estragos. Satanás hace estragos en las almas no-en Gracia.

Esas cosas ya están sucediendo ahora. Reina la confusión y el desamor en las almas.

Dejad actuar a mi Papa, porque es el Papa autentico. Confiad en él, aunque le veáis que no acierta a dominar mi Iglesia. Está asistido por el Espíritu Santo. Cumple órdenes del Espíritu Santo, que ahora mismo le dice que debe obrar así. Vosotros confiad. Confiad en él y en Mí.

¿No veis que él está reteniendo al Anticristo? ¿No veis que es muy valiente y se atreve a hablar, a decir, a cortar, a dejar... confiando en Mí?

Las órdenes que tiene de parte del Espíritu Santo son: «Atraed a todas las gentes a Mi antes del día». Es consciente de que le queda poco tiempo, e intenta atraer a la Iglesia a cuantos más pueda, porque llegara un día que ya no podrá. Y es cuando se cierren las puertas de mi Misericordia, que es cuando descienda la Ira sobre vosotros, en los días del reinado del Anticristo, del reinado de satán.

— ¿Reinado de Satán?

Permanecerá cerrada mi Casa por 3 años. Nadie podrá entrar o salir.

— ¿Si? ¡Tres años es mucho tiempo! ¿Podremos resistir?

Sí. Serán acortados por las suplicas de una Virgen, pero podréis resistir, sí, los que ya os habéis hecho fuertes. Y seréis guías y conductores de vuestros hermanos, los recuperados a última hora, o simplemente, los débiles, los más débiles.

¿Durante este Reinado del Anticristo, María reina en los corazones?

Si. Es así únicamente como podréis resistir.

Cuando los corazones sean todos de María, vendré Yo.

Algunos ya lo son, pero hay pocos. Hay que conseguir más.



Comentarios

  1. Este mensanje es falso, el demonio engaña con sutiles falsedades

    ResponderEliminar
  2. Este mensanje es falso, el demonio engaña con sutiles falsedades

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia

Las videntes de Garabandal