¿Cómo descubrir el valor de la Perla Preciosa?

Nos acercamos a la Cuaresma, que este año comenzará el 10 de febrero.

El Señor espera, de toda la Iglesia, una gran conversión. Vivimos un tiempo de falta de fe e indiferencia hacia las cosas de Dios. Es por tanto urgente pedir al Espíritu Santo que nos conceda el don de volvernos hacia Dios.


La oración es la solución principal: acudir a la Misericordia Divina para que el Infinito Amor de Dios cambie los corazones de los hombres.

Sabemos que el Aviso anunciado en Garabandal, que parece ya tan próximo, será precisamente una efusión del Amor de Dios que hará que todos los hombres tengamos la posibilidad de reconocer nuestros pecados y hacer un acto de fe explícita en Jesucristo, Hijo del Dios Vivo.

El Papa Benedicto XVI dice, en “Jesús de Nazareth” que las parábolas del Señor son como una preparación para el anuncio de la Cruz. Poco a poco, Jesús va desvelando a sus discípulos su Misterio.

Hace unos días meditábamos nuevamente, en una de las Lecturas del Evangelio, durante la Misa, la parábola del sembrador, según San Marcos.

“Llama la atención la importancia que adquiere la imagen de la semilla en el conjunto del mensaje de Jesús. El tiempo de Jesús, el tiempo de los discípulos, es el de la siembra y de la semilla. El «Reino de Dios» está presente como una semilla. Vista desde fuera, la semilla es algo muy pequeño. A veces, ni se la ve. El grano de mostaza —imagen del Reino de Dios— es el más pequeño de los granos y, sin embargo, contiene en sí un árbol entero. La semilla es presencia del futuro. En ella está escondido lo que va a venir. Es promesa ya presente en el hoy. El Domingo de Ramos, el Señor ha resumido las diversas parábolas sobre las semillas y desvelado su pleno significado: «Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero, si muere, da mucho fruto» (Jn 12,24). Él mismo es el grano. Su «fracaso» en la cruz supone precisamente el camino que va de los pocos a los muchos, a todos: «Y cuando sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí» (Jn 12, 32)” (Benedicto XVI, Jesús de Nazareth I).

En las Lecturas del Domingo IV del Tiempo Ordinario (que celebraremos mañana), aparece clara la importancia de la Cruz (en la vida de Jeremías: 1ª Lectura; y desde el principio de la vida pública del Señor: Evangelio de San Lucas en donde se relata cómo en Nazareth intentan quitar la vida al Señor).
Sólo muriendo a uno mismo podemos dar fruto. Sólo siendo grano de trigo que se entierra podemos resucitar con Cristo y vivir su Vida Nueva.

“El fracaso de los profetas, su fracaso, aparece ahora bajo otra luz. Es precisamente el camino para lograr «que se conviertan y Dios los perdone». Es el modo de conseguir, por fin, que todos los ojos y oídos se abran. En la cruz se descifran las parábolas. En los sermones de despedida dice el Señor: «Os he hablado de esto en comparaciones: viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente» (Jn 16,25). Así, las parábolas hablan de manera escondida del misterio de la cruz; no sólo hablan de él: ellas mismas forman parte de él. Pues precisamente porque dejan traslucir el misterio divino de Jesús, suscitan contradicción. Precisamente cuando alcanzan máxima claridad, como en la parábola de los trabajadores homicidas de la viña (cf. Mc 12, 1-12), se transforman en estaciones de la vía hacia la cruz. En las parábolas, Jesús no es sólo el sembrador que siembra la semilla de la palabra de Dios, sino que es semilla que cae en la tierra para morir y así poder dar fruto” (Benedicto XVI, Jesús de Nazareth I).

Especialmente significativa, en nuestro camino hacia la conversión, es la parábola de la perla preciosa. Es el relato de aquel mercader que vende todo lo que tiene para adquirir esa perla de gran valor.

Romano Guardini, en su libro “El Señor” (Tercera parte, capítulo 6) explica elocuentemente cómo, mientras no descubramos el valor de las cosas de Dios, no podremos desprendernos de todas las cosas de este mundo que, aunque sean buenas, nos distraen de lo principal.

Jesús ha venido a traer la Paz al mundo. Pero esa verdadera paz es consecuencia de una lucha incesante para desprenderse de todo lo que nos aparta de Dios y para, cada vez más, purificar nuestro corazón de modo que el Señor pueda llenarlo de su Amor.

Y, esa lucha, sólo podremos mantenerla si descubrimos el infinito valor de la Perla Preciosa, que es el Amor de Dios (del cual nos habla San Pablo en la 2ª Lectura de la Misa de mañana).
  
“También se parece el reino de Dios a un comerciante que buscaba perlas finas; al encontrar una perla de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró» (Mt 13, 45–46)”.

“El comerciante tiene su negocio de compraventa, un negocio que se rige por criterios de utilidad y legalidad y por el deseo de adquirir nuevas ganancias, conservando las que ya se poseen. Entonces ve la joya y su extraordinario valor desbarata todas sus reservas. Lo que tiene le parece ridículo, y lo vende «todo» para comprar esa perla”. (Romano Guardini, El Señor).

“Así pues, el fruto de la lucha no es una simple disposición, sino el descubrimiento de una realidad más grande y la aparición de un valor más elevado que lo de antes, o sea, el mundo. Y no más grande y elevado en sentido simplemente «cuantitativo», de manera que lo nuevo suponga un peldaño más en la escala de valores que ya dentro del mundo resulta incalculable, sino lo más elevado de «todo». La conmoción que producen la «perla» y el «tesoro» impregna todas las escalas de valores que existen dentro del mundo. Afecta a la choza y al palacio, a la unión pasajera y al gran amor, al trabajo penoso y a la labor creativa. El hecho de que brille el incalculable valor de lo «totalmente otro» y que se pueda percibir la llamada gloriosa del Reino de Dios, eso es justamente el fruto de la lucha” (Romano Guardini, El Señor).

Concluimos transcribiendo algunos párrafos de R. Guardini, que redondean la explicación de la importancia que tiene valorar la Perla Preciosa para la lucha cristiana y para la conversión.

“No se puede pensar en Dios, como debe hacerlo el cristiano, y a la vez dejarse absorber la mente y el corazón por la actividad profesional, por la sociedad, por las preocupaciones y por los placeres. Primero se distinguirá entre buenos y malos pensamientos, entre obras buenas y malas; pero después se verá enseguida que esto no es suficiente y que hay que limitar también las cosas buenas y bellas para hacer sitio a Dios. No se puede practicar el amor en el sentido de Cristo y, al mismo tiempo, tomar sin más como criterio lo que la sensibilidad natural percibe como honra y deshonra, orgullo y reputación burguesa. Más bien, hay que reconocer qué irredenta, egoísta y profundamente falsa es esa clase de sensibilidad.

¿Qué es lo que hace todo esto tan difícil? El hecho de que nuestro corazón esté apegado a cosas y a personas, y que nos afirmemos en nosotros mismos. Eso, desde luego; pero no es todo. Mucho más grave es que, en el fondo, no sabemos bien para qué hemos de renunciar a nada. La razón quizá lo «sabe», lo ha oído, o lo ha leído; pero el corazón lo ignora. El sentido íntimo no lo comprende, porque es extraño a la raíz de la vida. Dar no es tan difícil; sólo que tendré que saber para qué sirve. No para obtener una ventaja, sino porque sólo puedo prescindir de un auténtico valor si se me presenta otro más elevado. Pero tengo que apreciar esa superioridad. Y si el valor consistiera simplemente en la generosidad de la renuncia, yo tendría que sentir que la renuncia misma es gloriosa. ¡Por eso, precisamente, aparecen aquí las palabras sobre el «tesoro» y la «perla»! Si tengo ante mí un montón de oro, no me será difícil desprenderme de casa y aperos; pero tengo que verlo. Una vez que me presentan la perla, puedo vender todo para comprarla; pero tiene que brillar realmente ante mí. Debo renunciar a las cosas de la existencia por lo «otro»; pero las cosas y las personas me afectan, me dominan; ¡Lo otro, por el contrario, lo siento como algo irreal! ¿Cómo puedo renunciar a la grandiosidad del mundo por una sombra? Se me dice que el Reino de Dios es algo precioso, pero yo no lo siento. ¿De qué le sirve al comerciante que uno le diga: Es una perla maravillosa. Da por ella todo lo que tienes? Es preciso que él la vea. La desgracia es que no vemos el brillo de la perla, es decir, que no estamos interiormente convencidos del valor de lo que viene de Cristo. ¿Cómo vamos a iniciar la lucha, si a un lado están «los reinos del mundo con todo su esplendor» (Mt 4, 8) y al otro una vaga fantasía?

Pues bien, ¿cómo podemos salir de ahí? Ante todo con las palabras: «¡Creo, Señor, ayuda tú mi falta de fe!» (Mc 9, 24). Algo ciertamente barruntamos sobre el valor de la perla y del tesoro; por eso tenemos que dirigirnos al Señor de la gloria y pedirle que nos lo muestre. Él puede hacer que el valor infinito del Reino de Dios toque nuestro corazón y nos despierte el deseo. Puede conseguir que el tesoro brille ante nosotros de modo que quede claro qué es lo que tiene auténtico valor, él o las realidades del mundo. Así, pues, tenemos que rezar. Tendremos que estar continuamente reprimiendo la oscuridad, para que se disipe y deje pasar la luz. Tendremos que suplicar a Dios que nos toque el corazón. En todo lo que hacemos tiene que haber por dentro algo vivo y trascendente. Ésa es la oración que «nunca cesa» y que siempre es escuchada” (Romano Guardini, El Señor).
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia

Las videntes de Garabandal