Las Llaves del Reino

En el Evangelio del Domingo XXI durante el año, meditamos la escena que ocurre en Cesarea de Filipo. Jesucristo se encuentra, con sus apóstoles, al norte de Israel, cerca de las fuentes del Jordán y del monte Carmelo. El Señor escoge ese lugar para realizar un acto importante de la fundación de su Iglesia. Confiere a Pedro, y a los demás pastores que vendrán detrás de él, las Llaves del Reino.  


Las Lecturas son las siguientes:

·        Is 22, 19-23. Colgaré de su hombro la llave del palacio de David.
·        Sal 137. Señor, tu misericordia es eterna, no abandones la obra de tus manos.
·        Rm 11, 33-36. Él es origen, guía y meta del universo.
·        Mt 16, 13-20. Tú eres Pedro y te daré las llaves del reino de los cielos.

Yahvé manda al profeta Isaías presentarse ante Sebná, mayordomo del palacio del rey, para darle una lección, pues ponía su corazón en labrarse en lo alto una tumba y tallar en la peña su morada. De esta manera pretendía exaltar su autoridad, sin darse cuenta de que sólo era un siervo de Dios. Por eso le dice: “Te empujaré de tu peana y de tu pedestal te apearé” (Is 22, 19).

La lección es clara: toda la autoridad viene de Dios. Quien tiene alguna función de gobierno, en esta tierra, debe buscar, ante todo, ser humilde y sencillo. “Los reyes de la tierra cantan los caminos de Yahvé. ¡Qué grande es la gloria de Yahvé! (…), ve al humilde y al soberbio lo conoce desde lejos” (ver Salmo).

Dios dirige la historia y quiere que algunas personas participen de su autoridad. Por eso, concede “el poder de las llaves” (ver Evangelio). Este poder no es un lugar de encumbramiento personal. Se trata de un servicio (ver Primera Lectura).

El 26 de mayo de 2010, Benedicto XVI hacía una reflexión sobre el “Munus regendi”, es decir, sobre la misión del sacerdote de gobernar, de guiar, con la autoridad de Cristo, no con la propia, la porción del Pueblo que Dios le ha confiado. ¿Qué es para nosotros la autoridad?, se preguntaba el Papa.

La autoridad —decía—, “cuando se ejercita sin una referencia a lo Trascendente, si prescinde de la Autoridad suprema, que es Dios, acaba inevitablemente volviéndose contra el hombre. Es importante entonces reconocer que la autoridad humana nunca es un fin, sino siempre y sólo un medio y que, necesariamente y en toda época, el fin es siempre la persona, creada por Dios con su propia dignidad intangible y llamada a relacionarse con su propio Creador, en el camino terreno de la existencia y en la vida eterna; es una autoridad ejercitada en la responsabilidad ante Dios, el Creador. Una autoridad entendida así, que tiene como único objetivo servir al verdadero bien de la persona y ser transparencia del único Sumo Bien que es Dios, no sólo no es extraña a los hombres, sino, al contrario, es una preciosa ayuda en el camino hacia la plena realización en Cristo, hacia la salvación”.

En la Iglesia, Cristo apaciente a su grey a través de los Pastores: “es Él —continuaba el Papa— quien la guía, la protege, la corrige, porque la ama profundamente. Pero el Señor Jesús, Pastor supremo de nuestras almas, ha querido que el Colegio Apostólico, hoy los Obispos, en comunión con el Sucesor de Pedro, y los sacerdotes, sus más preciosos colaboradores, participaran en esta misión suya de cuidar del Pueblo de Dios, de ser educadores en la fe, orientando, animando y sosteniendo a la comunidad cristiana, o, como dice el Concilio, “cuidando, sobre todo, de que cada uno de los fieles sea guiado en el Espíritu Santo a vivir según el Evangelio su propia vocación, a practicar una caridad sincera y de obras y a ejercitar esa libertad con la que Cristo nos ha liberado (Presbyterorum Ordinis, 6)”.   

Quien ejerce la autoridad, especialmente en la Iglesia, ha de estar unido a Jesucristo, Pastor Supremo de las almas: “en la base del ministerio pastoral está siempre el encuentro personal y constante con el Señor, el conocimiento profundo de Él, el conformar la propia voluntad a la voluntad de Cristo”.

Benedicto XVI, en aquella catequesis del 26 de mayo de 2010, explicaba que hay que entender bien la palabra “jerarquía”: “En la opinión pública prevalece, en esta realidad “jerarquía”, el elemento de subordinación y el elemento jurídico: por eso a muchos la idea de jerarquía les parece en contraste con la flexibilidad y la vitalidad del sentido pastoral y también contraria a la humildad del Evangelio. Pero éste es un sentido mal entendido de la jerarquía, históricamente también causado por abusos de autoridad y de hacer carrera, que son precisamente abusos y no derivan del ser mismo de la realidad “jerarquía”. La opinión común es que “jerarquía” es siempre algo ligado al dominio y así no correspondiente al verdadero sentido de la Iglesia, de la unidad en el amor de Cristo. Pero, como he dicho, ésta es una interpretación errónea, que tiene su origen en abusos de la historia, pero no responde al verdadero significado de lo que es la jerarquía”.

La palabra “jerarquía” ha de traducirse por “sagrado origen”, “es decir: esta autoridad —dice el Papa— no viene del hombre mismo, sino que tiene su origen en lo sagrado, en el Sacramento; somete por tanto la persona a la vocación, al misterio de Cristo, hace del individuo un servidor de Cristo y sólo en cuanto siervo de Cristo éste puede gobernar, guiar por Cristo y con Cristo”.

Los pastores, en la Iglesia, están ligados con un triple lazo: 1) a Cristo, 2) a los demás pastores de la Iglesia (comunión jerárquica), 3) a los fieles. El Papa también lo está, dice Benedicto XVI: “Tampoco el Papa —punto de referencia de todos los demás Pastores y de la comunión de la Iglesia— puede hacer lo que quiera; al contrario, el Papa es custodio de la obediencia a Cristo, a su palabra resumida en la regula fidei, en el Credo de la Iglesia, y debe preceder en la obediencia a Cristo y a su Iglesia”.

Por lo tanto, las llaves del Reino, concedidas por Cristo a Pedro (ver Evangelio) y a los demás pastores de la Iglesia, han de utilizarse bien. “Sin una visión claramente y explícitamente sobrenatural —afirma Benedicto XVI—, no es comprensible la tarea de gobernar propia de los sacerdotes. Ésta, en cambio, sostenida por el verdadero amor por la salvación de cada uno de los fieles, es particularmente preciosa y necesaria también en nuestro tiempo”.

Se ejerce esta autoridad —dice el Papa—, “a menudo yendo a contracorriente y recordando que el más grande debe hacerse como el más pequeño, y el que gobierna, como el que sirve (cf Lumen gentium, 27)”.

Sólo en Cristo podrá encontrar el pastor la fuerza para cumplir la misión que se le ha encomendado. “La manera de gobernar de Jesús —aclara Benedicto XVI— no es la del dominio, sino es el humilde y amoroso servicio del Lavatorio de los pies, y la realeza de Cristo sobre el universo no es un triunfo terreno, sino que encuentra su culmen en el leño de la Cruz, que se convierte en juicio para el mundo y punto de referencia para el ejercicio de una autoridad que sea verdadera expresión de la caridad pastoral”.

Hacia el final de su reflexión, Benedicto XVI concluía con estas palabras: “No hay, de hecho, bien más grande, en esta vida terrena, que conducir a los hombres a Dios, avivar la fe, levantar al hombre de la inercia y de la desesperación, dar la esperanza de que Dios está cerca y guía la historia personal y del mundo: éste, en definitiva, es el sentido profundo y último de la tarea de gobernar que el Señor nos ha confiado”.

Reproducimos, a continuación, un mensaje de Jesús a Marga sobre los pastores en la Iglesia (ver sitios sobre el Tomo Rojo y el Tomo Azul). En cursiva y con un guion que las precede indicamos las intervenciones de Marga. Se trata de un mensaje fuerte, pero claro y que vale la pena meditar despacio, para estar vigilantes y rezar mucho por nuestros pastores.

En este sentido son muy oportunas las palabras de la Segunda Lectura: “¡Oh profundidad de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos! Pues ¿quién conoció los designios del Señor? o ¿quién llegó a ser su consejero?, o ¿quién le dio primero algo, para poder recibir a cambio una recompensa? Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él la gloria por los siglos. Amén”.

Mensaje del 5 de diciembre de 2005

Jesús:

Hola, Jesús.
Hola. ¿Cómo estás hoy?
Un poco cansada.
¿Aburrida?
Sí, un poco aburrida.
¿Te vienes a dar una vuelta Conmigo?
Sí. ¿A dónde vamos, Señor?
A ver mis campos. Ven.
(Me coge del hombro y vamos paseando mientras me habla)
Esto que ves ahí son las ovejas sin pastor.
¿Qué hacen?
Esperan al pastor. ¿Quieres ser tú el pastor que las pastoree?
Sí, Señor, si Tú lo quieres.
Lo quiero.
Lo quiero.  ¿Y lo de más allá?
Son los niños pobres y harapientos que llaman a la puerta.
¿Qué puerta?
La de los corazones misericordiosos. ¿Quieres ser tú un corazón que se apiade de ellos y les de qué comer y qué vestir?
—  Sí, Jesús, si Tú lo quieres.
Lo quiero.
— Lo quiero yo también.
Ahora piénsatelo, niña, pues no es fácil lo que te encargo y requiere mucha fortaleza y mucha confianza.
— Quiero verlo, Jesús, Amor mío.
Aquí está.
— ¿Y qué he de hacer?
Ve a decirles lo que deben hacer.
¿Y qué deben hacer?
Orar con el pueblo ante la Eucaristía y con María. Orar con el pueblo. Dar ejemplo. Dar ejemplo. No tantas reuniones, no tantos programas: orar, orar, orar.
—  Vale, Jesús. Son los Obispos de España.
Sí, niña mía.
—  Me dirán que eso ya lo hacen.
Te dirán. Pero no es verdad. Que lo hagan. Que lo hagan.
Quiero que la Curia se vuelva a Mí para que el Pueblo se vuelva a Mí. Hay preocupaciones entre ellos que no son de Dios. Se preocupan por el gobierno, y razón no les falta, pero mira que el principal peligro para vuestra Patria son ellos y cada uno de vosotros, cristianos, si no estáis unidos a Mí. ¿Por qué? Porque ante el Temporal que se os avecina sobre la Iglesia, no veréis claro. Cada uno tomará un lado sin saber dónde ir. Y si estuvierais unidos a Mí, veríais clarísimo, con la claridad de Dios.
Escucha pues. Aveza tu oído a mi Voz. Es importante esto que voy a decirte.
«Se alzará pueblo contra pueblo, nación contra nación». Dentro de vuestra misma casa, guerra entre hermanos por defender a mi Nombre. Dentro de la Iglesia división de opiniones en lo esencial. División en dos partes. Los fieles y los infieles. Los fieles a la Tradición, los infieles a ella. Dentro de mi Casa un Cisma de división abierto y claro, desde donde hará falta establecer posiciones abiertas y claras. No habrá medianías. O Conmigo o contra Mí.
— ¿Cisma?
Sí. Y los que no estén atentos, por miedo o cobardía inclinará su balanza hacia el otro lado, el lado contrario.
— ¿Qué lío es éste?
Éste es el lío que está para sucederos: dentro de mi Casa división contraria abierta de opiniones, en la que cada uno deberá tomar su posición. Con todas sus consecuencias. Los Obispos se hallan ahora discutiendo cómo hacerlo. Y hallarán la fórmula. Y os la propondrán a los fieles. ¡Tienes que ir en medio de ellos y decirles que eso no lo quiero Yo! ¡No es Voluntad de Dios!
Mis ovejas se dividen entre buenas y malas. Viene el Fin de los Tiempos.
Escucha, no te vayas.
— ¿Qué pinto en medio de los Obispos? Se van a reír de mí.
Que rían los incautos. Que teman los malvados. Que se alegren con Dios los que buscan la salvación.
— ¿Tú piensas que podré hacerlo?
Sí. Por eso te lo encargo.
— Jesús, ésta es la locura más grande que he oído en mi vida.
Esta es la locura más grande que has visto en tu vida.
— Jesús, ¿ellos no saben que viene el Cisma?
No, ellos buscan una modernización. Buscan defender los intereses de Dios ante los ataques, reduciendo la exigencia de la Tradición y el Evangelio. Y eso no defenderá nada. Eso os buscará la ruina.
Ante los ataques reales contra vosotros, y para que no se vuelva a repetir la situación de España en el 36, habrá una reforma eclesial NO querida por Mí. Las ovejas se repartirán entre un lado y otro. España sin pastor.
— Eso es imposible, Jesús.
Eso es posible. Te mando que les adviertas lo que están a punto de hacer.
Yo advierto a mis ovejas antes de enviar Castigos. Los que no sean fieles a la Voluntad de Dios perecerán entre terribles dolores de espanto cuando les llegue la hora. Mientras, mi persecución a los santos hará que se llenen de gloria y envíen almas para la gloria en estos tiempos difíciles. Se necesitan grandes oblaciones, grandes sacrificios para salvar a mis hijos del pecado, para arrancarlos de las garras del Malo.
Lo que Yo te mando no es nada raro. Comunico lo mismo a mis profetas de uno y otro continente.
— Es verdad, en Medjugorje pude verlo.
¿Y no sabes tú que España silencia sistemáticamente todas mis manifestaciones poderosas entre vosotros? ¿A qué crees que sea debido?
— ¿Porque desde España se pretende lanzar el Anticristo?
Sí. Exacto. Terreno propicio. Han abonado el terreno
— ¡Oh, Jesús mío! ¡Es muy angustioso todo!
Sí. Participa de ésta mi Angustia. Pero si al menos quedase un resto fiel en vuestra Patria... Yo podría volverles a Mí.
— Aquí estamos, Jesús.
¿Renuevas tu Consagración a Mí?
— Renuevo mi Consagración a Ti.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

Las videntes de Garabandal

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia