Dictados de Jesús a Marga (2)

Continuamos con parte del contenido de los mensajes que ha recibido Margarita sobre La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Dictados de Jesús a Marga. El Señor y Nuestra Madre desean que esta Devoción sea renovada en la Iglesia, centrada en la Eucaristía y en estrecha unión con la Devoción al Corazón Inmaculado de María. 


Veamos una recopilación de textos de otros mensajes:  
11. “Amada España —dice la Virgen—, escucha, escúchame: Porque a vosotros os espera un Castigo aún mayor. Acuérdate de Garabandal. Y todos los que no estéis convertidos antes del Día, no os será dado luego” (13 ago 2002). 
12. “¡Terrible hora para España —dice la Jesús—, hijos míos, terrible hora! “La noche de os gritos”. Sí, mis niñas [Niñas de Garabandal] lo vieron. A unas niñas yo se los mostré. ¿Y cuáles fueron los frutos de eso? Arrepentimiento, arrepentimiento y conversión” (19 ago 2003). 
13. “La Masonería ha logrado introducirse hasta los más altos dignatarios de la Iglesia y desde ahí trabaja la destrucción de la misma” (20 ago 2003). 
14. “Quiero a todos los sacerdotes —dice Jesús— arrodillados ante Mí. Que los sacerdotes de España sean capaces de arrodillarse ante el Sagrario y rezar, insistentemente, decenas del Rosario por la Paz. Yo he dicho esto, hija mía. Trasmítelo” (8 mar 2004). 
15. “Mirad —dice la Virgen—, antes de que venga el Día Terrible, vendrán dos avisos: * El Aviso, el llamado Aviso por excelencia, que proclamé a mis niñas de Garabandal, y * El Milagro, que será un segundo aviso. Gracias a estas dos cosas podré impedir que una buena parte de la humanidad sea golpeada de muerte y muera” (30 may 2004). 
16. “Este —dice Jesús— es el inicio de los Mensajes [Nota de Marga: Le preguntaba por qué el Mensaje de Garabandal es tan fuerte]. Yo advierto de los peligros. ¿Cuál fue la conclusión? Que todo el pueblo confesó y entró en estado de Gracia ante Dios. Así deseo teneros (…). El Demonio tiene mucha rabia a esta mi Obra de Garabandal. Por eso la destrozó. Pero yo la he revivido. La haré renacer” (21 sep 2004). 
17. “Hija mía —dice la Virgen—, escucha la Revelación de Dios para esta Hora: Ésta es la Hora de las tinieblas, cuando se cernirán más sobre el mundo. Ésta es la Última Hora, los Últimos Tiempos (…). Antaño vine en Garabandal… Muchos no me recibieron. Mis videntes sufren y sufrieron cruel persecución, que no llegó a arrancarles la vida, pero sí la moral” (15 jul 2005). 
18. “Este Mensaje —dice Jesús— es una continuación de Garabandal. Se interrumpió aquel, lo continúo en vosotros. Vienen días aciagos porque la humanidad lucha entre sí y contra Dios (…). Yo vengo a preveniros: cambiad de vida. Se acerca vuestra Liberación (…). Todas las señales anunciadas están para cumplirse. Preparaos antes del Día. Veréis la Salvación de Dios. Antes de que esto suceda, extended la Devoción al Corazón de Jesús por medio del Corazón de su Madre como piedra única de Salvación” (6 dic 2005). 
19. “Habrá un período en mi Iglesia muy negro —y ahora se prepara—, en el que parecerá que la Iglesia ha desaparecido —dice Jesús—. Todo lo que hasta ahora se ha creído se dejará de creer. Desaparecerá mi Eucaristía del culto público. Sólo quedará el privado. Oficialmente, la Eucaristía será abolida. Será “la abominación de la desolación” (…). Antes del Desastre, vendrá el Cisma. El Gran Cisma. Y la Iglesia Verdadera desaparecerá para dar paso a la nueva. En esta nueva sobre todo hay una vertiente social” (28 jun 2008).
20. “María —dice Jesús— es el reflejo del Padre, del Amor del Padre (…). Meditad sobre su Corazón. Consagraos enteramente a Ella (…). Y por medio de Ella ¡Renovaré el mundo! (…). Preparaos para mi Segunda Venida. Hacedlo con estos escritos, y con tantas otras cosas que os doy (…). ¡Escuchas a vuestros profetas! ¡Dios no os ha abandonado! Se manifiesta y ha ido viniendo ya, va viniendo como Espíritu Santo. Poco a poco. Hasta llegar a la Plenitud final. Donde serán recapituladas todas las cosas en Cristo. En Cristo Eucaristía” (18 jul 2008 último mensaje).
Finalmente, transcribimos las Promesas de Jesús a quienes vivan y defiendan esta Devoción y este libro.
“Les daré la comprensión genuina de la Devoción al Corazón de Jesús, tal y como el Hijo lo ha querido revelar. Y es revelado a los pequeños.
A los soberbios, les daré pequeñez. 
A los ricos: pobreza. 
A los inmisericordes: compasión y entrañas maternales con todos
A los fríos con Dios: pasión de enamorados con su Persona. 
Perseverancia final, avance continuo hacia la santidad durante toda su vida. 
Comprensión del sufrimiento y de la Cruz. Aceptación por Amor. Y conseguiré que se les hagan pequeños todos los sufrimientos, por Amor. 
Esperanza y alegría cierta en sus penas, y dicha y gozo por todos sus días en la tierra. para gozar más de Mí en el Cielo. 
Prometo que, las almas que abrazaren esta Devoción, tendrán un Cielo especial, un lugar de gozo magnífico dentro del Corazón de Dios. 
Prometo que a las almas que abrazaren y leyeren todos estos escritos, no se perderá ninguno de sus seres queridos. 
Las Comunidades que la vivan, serán objeto de un favor especial y renovado. 
Las familias tendrán mi paz. 
Los pecadores correrán arrepentidos a echarse a mis pies. Sus vidas serán eminentemente eucarísticas
Les haré eucaristía para sus hermanos. Y eucaristía para Mí”.
En México se puede adquirir el libro a través de Luis Eduardo López Padilla (vdcjmexico@hotmail.com; www.vdcj-tomo-rojo.com; tel (55) 5559-0547).

Comentarios

  1. He podido entender que los mensajes a Marga respaldados por aval del Dr López Padilla son la continuidad de Garabandal ,mas no son los mismos que se divulgan por "ecos de Garabandal"que al parecer son de María de la Misericordia,los cuales han sido censurados por los entendidos.
    De todas maneras ,que El Espíritu Santo nos ayude en tan difíciles momentos
    Alborada

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

Las videntes de Garabandal

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia