Nuestra oración por la Iglesia y por el Papa

Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, agradece a Benedicto XVI "su rico y fecundo Magisterio, y también su ejemplo humilde y generoso de servicio a la Iglesia y al mundo" (ver noticia y una selección de textos, discursos y homilías de Benedicto XVI).


El 11 de octubre, al hacerse pública la decisión del Papa, Mons. Javier Echevarría hizo la siguiente declaración: 
La Iglesia siente hoy una especial necesidad de agradecer a Benedicto XVI su rico y fecundo Magisterio, y también su ejemplo humilde y generoso de servicio a la Iglesia y al mundo.  
En este momento singular de la historia de la Iglesia, los fieles de la Prelatura –sacerdotes y laicos rezamos por la Persona y por las intenciones de Benedicto XVI; y, unidos al Papa y a toda la Iglesia, pedimos al Espíritu Santo que derrame su gracia en abundancia sobre el pueblo de Dios y sus Pastores. Junto a Benedicto XVI invocamos especialmente la ayuda del Paráclito para el futuro Romano Pontífice.  
+ Mons. Javier Echevarría
Prelado del Opus Dei
Son palabras que nos pueden servir para transcurrir estos días unidos al Romano Pontífice y al a Iglesia. 

Aunque las profecías de muchos videntes antiguos y actuales nos anuncien la proximidad de un tiempo difícil e incierto para la Iglesia, nuestra obligación, como buenos hijos suyos, es rezar por Ella y, junto a Benedicto XVI, invocar especialmente la ayuda del Espíritu Santo para el futuro Romano Pontífice. Sea quien sea el próximo Papa, pedimos a Dios que lo conserve, le dé vida y fuerzas para cumplir su misión, lo haga un Papa muy santo en la tierra y no permita que caiga en manos de sus enemigos.

Aunque algunas profecías, para tiempos futuros, nos anuncien que el próximo Papa pudiera ser un impostor y llevar a la Iglesia a un cisma, nosotros no debemos prejuzgar los planes de Dios sobre el mundo, sino mantenernos a la escucha y en oración. Los caminos del Señor son inescrutables y sus sendas incomprensibles. Vivimos en la oscuridad del misterio. Sin embargo, la fe nos hace luminosos los misterios de Dios. La luz de la fe nos ayuda a tener una mirada más profunda, y protege nuestro corazón de la desesperanza. Jesús nos quiere humildes y sencillos como niños; abiertos a la acción de su gracia.

Estamos en las manos de Dios. Lo que Él nos pide es mantenernos en una oración continua; atentos, sí, a los signos que el Señor nos envía, pero confiados y abandonados en Él, sin adelantar juicios. "Qui iudicat Dominus est". "El que juzga es el Señor". 

Podemos, como siempre, aprender de la actitud de María que meditaba y ponderaba, en su corazón, las palabras y los hechos de la vida de su Hijo, asombrada y llena de esperanza; siempre agradecida y con una aceptación rendida a la voluntad de Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La fecha del Gran Milagro

El Papa saldrá de Roma antes de que suceda el Aviso

Testimonio de Catalina Rivas sobre la Santa Misa

El Aviso anunciado en Garabandal y la Misericordia

Las videntes de Garabandal